lunes, 2 de junio de 2014

El corredor del laberinto

Soy una persona muy básica. Vale, no os coge por sorpresa, que ya me conocéis. ¿Y a qué viene esto? Pues muy sencillo: a que el motivo que me llevó a leerme la novela que reseño hoy, El corredor del laberinto, fue tan profundo como que Dylan O'Brien va a interpretar al protagonista en la versión cinematográfica. Y, la verdad, acabé encantada con la novela y estoy deseando leer sus dos continuaciones (Las pruebas y La cura mortal).

Thomas se ha despertado en un ascensor. No recuerda nada de su vida, salvo su nombre. Se encuentra en un claro, donde viven más chicos en su misma situación. Éstos le explican que todos los meses, el mismo día, aparece un chico en el ascensor. También, que una vez a la semana aparecen víveres, ropas y lo que necesiten. Están rodeados por un laberinto, donde moran unos extraños seres llamados laceradores, que resultan mortales.

Desde la llegada de Thomas, empiezan a suceder cosas extrañas, como por ejemplo que, el día después de su llegada, aparezca una chica en el ascensor con un mensaje: las reglas han cambiado. Y no tardarán en descubrir que es así.

Cuando comencé El corredor del laberinto no tenía demasiada idea de lo que iba a encontrar, ya que ni siquiera había querido ver el trailer de la película. Lo que encontré fue una historia que, desde el principio, atrapaba como pocas. Al igual que Thomas, el protagonista, te falta información y tienes muchísimas preguntas. Además, aunque los primeros capítulos son para situarte, la acción no tarda en llegar y, entonces, no da ni un solo respiro.

Y es que el ritmo es uno de los grandes aciertos de la novela. Los capítulos son cortos, de lectura ágil y todos acaban con una bomba que te hace ir al siguiente sin dudarlo. Con este libro me ocurrió lo típico de "un capítulo más y lo dejo... bueno, venga, otro y lo dejo". La trama no se detiene en ningún momento, siempre hay una amenaza nueva o una respuesta que provoca otras tantas preguntas.

Es curioso porque, en un principio, había pensado que el laberinto sería como el de Harry Potter o el del Dentro del laberinto, con un montón de peligros y pruebas en su interior. No es así, el único peligro que hay entre los muros del laberinto son los laceradores. Sin embargo, la novela no necesita más monstruos distintos, ni pruebas a las que enfrentarse, ya que mantiene la emoción perfectamente con los giros de la trama. Y, además, los laceradores dan un mal rollo del copón, qué bichos más asquerosos, por favor. Brrrr.

La trama, por cierto, me pareció de lo más original. No es que sea una experta en distopías, pero lo que plantea James Dashner no lo había leído nunca. Me gustó muchísimo cómo lo plantea, también, puesto que todo es un misterio y no dejas de hacer cávalas intentando descubrir qué narices ocurre en realidad: ¿por qué han hecho lo del laberinto? ¿Por qué aquellos que recuerdan cosas se comportan así? ¿Por qué está sucediendo todo lo que está sucediendo desde la llegada de Thomas?

Incluso la sociedad que propone me pareció de lo más original: la forma de ordenarse, cómo se desenvolvían los personajes y, sobre todo, el argot que han ido desarrollando en los dos años que llevan en el claro.

El final, por cierto, es de infarto y demuestra que James Dashner no se anda con chiquitas, que El corredor del laberinto es una novela de acción cruel y brutal. Eso, por no hablar de lo loca que te deja, con unas ganas enormes de leerte la segunda parte. Jolín, no veáis qué ganas de leer la segunda parte, Las pruebas.

En lo que respecta a los personajes no puedo más que, una vez más, quitarme el sombrero ante James Dashner. La novela se centra en Thomas, pero tampoco descuida a los secundarios, dotándoles de su propia personalidad, sus problemas, sus manías, etc. Así, cada personaje es único y muy reconocible, pese a que sólo conozcas lo que piensa y siente Thomas.

Thomas es un buen protagonista. No sólo cae bien, que lo hace, sino que siempre está analizando la situación y haciéndose preguntas que tienen mucha lógica. De hecho, es muy fácil sentirse identificado con él: sentir su frustración porque no le dan información, plantearse las mismas cuestiones, etc. Thomas es valiente, leal, intrépido, inteligente... pero parece ser que tiene algo que ver con todo el tema del laberinto. Él no recuerda nada, así que tú tampoco sabes nada, pero me pareció muy interesante que dejaran caer ese tipo de información. Y, sí, me muero por saber qué diantres ocurre.

El resto, como ya he dicho, también son muy buenos personajes. Chuck es adorable desde que aparece, Teresa es todo un personaje femenino (fuerte, decidida, lista...) y mola cantidad, Newt me encantó con esa mezcla de líder razonable y de chico frágil, Minho también era muy guay... Vamos, que me encantó todo el elenco.

De hecho, El corredor del laberinto me encantó así, en general. Es una novela que recomiendo muchísimo: de lo más entretenida, fácil de leer, original, llena de sorpresas y de personajes memorables.

No, en serio, necesito la segunda parte.

El próximo lunes literario estará dedicado a... Lord John y el prisionero escocés de Diana Gabaldon.

6 comentarios:

  1. Yo vi el trailer y me dije que tenía que leer el libro antes de pasar por la película, y eso haré en cuanto termine con los de 'Canción de hielo y fuego' que me voy a tirar la vida para acabarlos. Además, no parecen demasiado extensos los 3 libros y dan la sensación de que son muy rápidos de leer, ¿no? Lo mismo los cuelo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uh, mira que los de Canción son largos y densos, ¿eh? Vamos, que se tarda en leerlos. Este, en cambio, se lee en nada. Además, no es muy largo. Los otros dos no tengo ni idea porque todavía no son míos... lo serán en mi cumple, muajaja, xDD.

      Eliminar
    2. Al final lo colé después de leer los 3 primeros de GoT y me rindo ante el autor de 'El corredor del laberinto'. Ídolo eterno y genialo el libro. Es verdad que se lee muy rápido y no se hace nada pesado.

      Eliminar
    3. ¿Verdad? Una vez empiezas, es difícil dejarlo y, antes de que te des cuenta, ya te lo has terminado.

      Ya he leído en tuiter que estás leyendo el segundo. Qué envidia. Yo hasta mi cumpleaños, nada de nada.

      Eliminar
  2. Hola,
    Me alegro de que te haya gustado. Gracias por la reseña.
    Un saludo de la traductora,
    Noemí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada =D ¡Gracias a ti por el comentario!

      Eliminar