miércoles, 31 de octubre de 2012

En blanco y negro: Capítulo 3

Una vez más, os traigo un nuevo capítulo de En blanco y negro, la secuela de Cuatro damas. Hoy, como bien pone en el título, toca el capítulo 3, No de la misma manera, cuya sipnosis sería:

En Madrid, Tania, junto a Jero, es testigo de la historia de su propio padre, quien se pierde en sus propios recuerdos, mientras responde a unas cuantas preguntas: ¿por qué tenía la caja de Perrault? ¿Cómo acabó investigando al Zorro Plateado?


Capítulo dedicado al pasado con un par de flashbacks, unas cuantas respuestas y algún nuevo interrogante que otro. ¿Alguna teoría? ¿Os ha gustado? ¿Queréis abrazar a Jero? Como ya sabéis, los comentarios son bienvenidos ^0^

Por cierto, la encuesta de los personajes favoritos sigue, básicamente porque me gustaría hacer algún dibujillo para ilustrar los resultados, pero no estoy muy inspirada, así que la voy alargando eternamente, xD. De momento, hay un porrón de votos (¡muchas gracias a todos! ^^), que dejarían el ránking así:

6º: Colbert con tres votos.
5º: Rubén y Otro empatados a cuatro votos cada uno.
4º: Tania con ocho votos.
3º: Jero con diez votos.
2º: Deker con veintiún votos.
1º: Ariadne con veintiseis votos.

 La encuesta sigue, a ver si para la próxima vez tengo algún dibujillo preparado. Y, bueno, nada más que añadir, salvo que nos veremos en dos semanas para el cuarto capítulo.

Próximamente: Jugando a ser detectives.

lunes, 29 de octubre de 2012

Maurice

De vez en cuando, me da por leer clásicos de la literatura, aunque últimamente los he tenido bastante abandonados. Sin embargo, tenía pendiente la lectura de Maurice de E. M. Forster, ya que Miki me lo había recomendado hacía tiempo. Así que me hice con él y me lo leí en un par de días, gratamente sorprendida con lo que encontré.

Maurice cuenta la historia de Maurice Hall, el hijo varón de una buena familia inglesa; como su padre murió, a los catorce años recibe una charla sobre la sexualidad y el matrimonio de parte de uno de sus profesores y, a partir de ahí, se da cuenta de que rechaza la idea de casarse con una mujer como meta de vida. Años después, cuando Maurice ingresa en la universidad, conoce a Clive Durham de quien se enamora perdidamente.

E. M. Forster comenzó a escribir Maurice en 1913, guiado por la fascinación que sintió al ver a un amigo homosexual junto a su pareja. Lo único que sabía sobre aquella idea que se estaba formando en su cabeza, y que más tarde sería Maurice, era que trataría una relación entre dos hombres desde una perspectiva no condenatoria y que tendría un final feliz. Le costó escribirla bastantes años, pero no se publicó hasta la muerte de Forster, por temor a las consecuencias.

Por lo menos en la edición que compré, de la editorial Alianza, viene explicado todo eso antes de poder leer la novela. La verdad es que resulta interesante como, para estar escrita en aquella época, Maurice retrata con tanta naturalidad y ternura la vida de Maurice y la relación con los dos hombres que marcan su vida: Clive y Alec. Además, Forster lo hace de manera muy amena, de forma que la novela se lee con rapidez, no como algún otro clásico literario que se hace algo más denso.

Aunque la relación tanto con Clive como con Alec es importante en la novela, lo que retrata Maurice es el paso de la juventud a la madurez. Maurice es un personaje muy bien construido, que sufre una gran evolución a lo largo de la historia y al que se puede ver pasar varias fases. Se equivoca, lo soluciona, se encabezona, se deja guiar por los demás, toma sus propias decisiones... En otras palabras, crece. En ese proceso, Maurice conoce varias cosas (la universidad, el trabajo, la familia), pero sobre todo el amor, un amor en su caso más complicado pues es homosexual en una época donde se consideraba una deshonra.

Pese a que Maurice es la figura central de la novela, los personajes secundarios que aparecen también son muy interesantes y sufren una evolución digna de leer, sobre todo en el caso de Clive.

Pese a que es una novela corta, bien escrita y nada pesada, la primera parte peca un poco de lenta, como si le costase arrancar. Personalmente, cuando me terminé de enganchar fue cuando Maurice llega a la universidad y conoce a Clive. A partir de ahí, prácticamente me leí la novela de un tirón, ya que el ritmo se mantiene con más agilidad.

En conclusión, Maurice es una novela de lectura fácil y amena, accesible pese a la época en la que está escrita y protagonizada por un personaje muy bien construido con el que es imposible no encariñarse.

Por cierto, por si os interesa, señalar que hay una adaptación cinematográfica protagonizada por James Wilby como Maurice, Hugh Grant como Clive (de hecho, yo me lo imaginaba como él, xD) y Rupert Graves como Alec (sep, Lestrade en Sherlock o el cazador que salió en Doctor Who en el episodio Dinosaurs on a spaceship).

domingo, 28 de octubre de 2012

Maromo de la semana 114

Como todos los domingos, toca cambiar al Maromo de la semana, así que nos despedimos del maromaco de Stephen Amell y le decimos hola a uno nuevo. En este caso, corre por cuenta de mi hermana, ya que hoy no se me ocurría nadie que me terminara de convencer y ella me ha recordado que este chico tan sumamente guapo existe y que, de hecho, antes de que mandara al cuerno a Gossip Girl en su cuarta temporada porque me aburría soberanamente, me encantaba porque es taaaan guapo.

¿Y quién es este maromazo de ojos azules, sonrisa bonita y cuerpo empotrable que pese a su personaje tan soso logró encandilar a mucha gente? Pues ni más ni menos que...

Chace Crawford


Christopher Chace Crawford nació el 18 de julio de 1985 en Lubnock, Texas, aunque se crió en Dallas. Hijo de Chris, que es dermatólogo, y Dana, profesora, tiene además una hermana más joven, Candice. Y, sí, tiene nombre de reina de la belleza a lo Pequeña Miss Sunshine y encima lo fue. La familia Crawford también vivió en Minnesota, donde se graduó en secundaria, y después Chace se mudó a California para acudir a la universidad y estudiar periodismo.

Mientras estudiaba periodismo, Chace comenzó a actuar como hobby y, de hecho, durante su segundo año de carrera, su madre le animó para que se dedicara a ello profesionalmente. Así, en el 2006 comenzó a actuar en serio, participando en la tv-movie El hijo perdido. Ese mismo año trabajó en La alianza del mal, una película de fantasía y terror que tengo que ver porque, ojo, los otros protagonistas además de Chace son Sebastian Stan y Taylor Kitsch. La cuestión es que la película en sí me suena, pero, vamos, que no entiendo por qué no la he visto todavía.


Sin embargo, la fama no le llegaría hasta el año 2007 cuando fichó como uno de los protagonistas de una serie de la CW titulada Gossip Girl, que seguro que os suena. Gossip Girl fue todo un éxito en su día, aunque tras una primera temporada estupenda, la cosa se fue desinflando y cuando yo dejé de verla era bastante cansina. Chace interpreta al multimillonario Nate Archibald, en principio el novio perfecto de Blair que se tiró a Serena y... Bueno, en realidad Nate siempre ha sido un soso del quince, pero a mí Chace me parecía tan guapo que hasta se lo perdonaba, xD.


Pese a estar en Gossip Girl, Chace no dejó de lado el cine y, de hecho, en el año 2008 hizo dos películas: Loaded, protagonizada por Jesse Metcalfe, y The haunting of Molly Hartle, cuyo cartel da un mal rollo del quince y donde salían Josh Stewart (el novio de JJ de Mentes criminales ^^) y el marido de Allison Dubois, también conocido al parecer como Jake Weber.

Durante estos años también ha colaborado en varias series de animación prestando la voz a personajes episódicos: Padre de familia, Cavalcade of cartoon comedy, Robot chicken...

Y también ha seguido trabajando en cine: en el 2010 protagonizó Twelve, junto a Emma Roberts; en Twelve cambió mucho de registro, porque es un drama-thriller, donde hace de traficante de drogas que ve como su vida se tambalea porque su primo es asesinado. Yo esta no la he visto, pero recuerdo leer críticas de que, aunque la peli no era una novedad, tanto Chace como Emma Roberts sorprendieron con sus actuaciones.


Después, en el 2011 protagonizó Peace, love and misunderstanding junto a Jeffrey Dean Morgan y Jane Fonda. Una vez más, ¿por qué yo no he visto esta película? xD. Luego, en el 2012 ha protagonizado una comedia romántica que me muero por ver, Qué esperar cuando estás esperando, cuyo reparto es bien tanto por la parte femenina como la masculina. Eso sí, yo entre Chace, Rodrigo Santoro, Joe Manganiello y cía me voy a emocionar de lo lindo, xD.

En lo que respecta al futuro de Chace, pues de momento sigue en Gossip girl, aunque la temporada actual es la última, así que espero que consiga colarse en alguna serie guay donde le den más papel. La verdad es que con lo guapo que él, podrían ficharlo de algún príncipe en Once upon a time. Además, tiene una película anunciada que, de momento, se titula Responsible adults y que es una comedia romántica con Katie Holmes. Jo, ya podían cambiarle a la chica, digo yo.


PD: Esta semana va a parecer la semana fantástica de Epic Us porque tengo preparadas cuatro entradas para subir. Mañana o pasado, la reseña de un libro, exactamente de Maurice; el miércoles, nuevo capítulo de En blanco y negro; el jueves, las Frases inspiradoras del mes; y el viernes la crónica barquera habitual =D

sábado, 27 de octubre de 2012

El barco 3x02 - El arte de la guerra

Un día más tarde de lo habitual, más que nada porque ayer no estuve en casa en todo el día, toca comentar el nuevo episodio de El barco. Una vez más, sigo notando que se trata de la parte final de la segunda temporada, pero este episodio me ha parecido más completo que el anterior y, de nuevo, nos han dado flashbacks. Uh, cómo mola. Últimamente están tirando la casa por la ventana con los flashbacks, ¿eh?

Así que, nada, vamos con la crónica. Hoy me ha costado un poco más dividirla por tramas porque la parte del Estrella Polar ha sido como que muy conjunta, pero, bueno, a ver qué sale.

Hoy, y es por quien voy a empezar, hemos vuelto a saber de nuestra heroína romántica por excelencia (nótese la ironía), Lerdieta, tras varios episodios de ausencia. Su padre, que desde el episodio anterior ha recordado que tiene una hija, sigue intentando contactar con ella, mientras nosotros vemos a Lerdieta encerrarse en una sala con un cacharro entre las manos y un arañazo en un brazo. ¿Esto qué es? ¿Ha habido crossover con Luna al toparse con Joezno y yo no me he enterado? ¿Marimar ha ido a visitar a Burbuja, ya convertida en loba o algo así?

A lo mejor ha estado desaparecida haciendo REC Estrella Sirrah.

Rebuscando entre lo que hay en una mesa, encuentra unas partituras, así que recuerda una clase de piano, donde su profesora le dice que está entre las finalistas de la beca de la sinfónica de Viena y que esa tarde deciden el elegido. Se ponen a tocar a cuatro manos y una cosa lleva a la otra y se besan. ¡Ostras! A este paso Ainhoa se enamorará de Vilma y está entre Piti, Palomares, el chino y Lerdieta podrá montarse un harén. Menudo poderío tiene Vilma, ¿eh?

En la actualidad, Lerdieta intenta constantemente contactar con el Estrella Polar, mientras escucha ruidos raros, como golpes. No, en serio, ¿qué está ocurriendo ahí? ¿Habrá un kanima dando vueltas por ahí? Sí, estoy con Teen wolf y estoy obsesionada. Bueno, Lerdieta vuelve a recordar: es por la mañana, su madre sigue viva, Valeria está haciendo pipi así que no la vemos ni en flashbacks (jia, jia, jia, son de un cutre a veces, seriously), el Tito trae churros y el correo. Lerdieta no parece muy animada con la beca de la Sinfónica, ni siquiera cuando su madre le da la noticia de que se la han concedido. De hecho, Marisa, el Capi y el Tito se alegran mucho más que ella.

Más tarde, Lerdieta acusa a su profesora de darle el puesto porque le gusta. Ésta le pide que cierre los ojos, los vuelva abrir, lea una partitura de Liszt durante diez segundos y la toque. Lo impresionante es que la toca de memoria, ¡siendo Lizst! ¡Hostia puta! Sí, vale, estudié historia de la música y estas cosas me molan. La profa dice que Lerdieta posee una memoria prodigiosa, algo que ha sorprendido en tuiter. Bueno, oye, se puede ser lerda y tener buena memoria. La profesora dice que la beca se la han dado porque tiene un don... Claro, sólo tiene uno, porque vino Patricia Montero y le birló el don Melinda Gordon y al Galleguiño.

Concentración máxima.
Dada la capacidad mental que ha demostrado Ainhoa, le falta salir humo de la cabeza.

Lerdieta sale del conservatorio y Rodolfo le está haciendo fotografías (personalmente, me gusta imaginármelo cantando Every breath you take o Private eyes), lo sorprendente es que a su lado está... ¡Roberto! Rodolfo dice que se va a encargar de eso porque el destino de Ainhoa es estar en el Proyecto, pero Roberto le prohíbe acercarse porque es de su familia y él se encargará.

En el presente, Lerdieta intenta hablar vía walkie con Tonteo, pero sólo se oyen los golpecitos de antes. Y recuerda una vez más: está tan contenta con la beca, cuando Roberto aparece con un peluche para felicitarla. Hablan de Viena, de su talento y, de repente, Roberto le pregunta si se sabe algo de su madre. Lerdieta alucina y Roberto se hace el discreto, antes de acabar contándole que han encontrado algo en la sangre de su madre; también le deja caer que se lo ocultaron para que no le afectara a la hora de aceptar la beca o no. Contra, pedazo de manipulación, ¿eh? Oye, Roberto, que yo intento no odiarte, ¿no me lo podrías poner más fácil, contra?

Para acabar, Lerdieta escucha un grito agónico del cual no he entendido nada (a lo mejor Tonteo está cantando Shakira) y, de nuevo, volvemos al pasado, donde Roberto le cuenta a Rodolfo que Ainhoa ha renunciado. Roberto está cabreado, seguro que se siente un traidor y Rodolfo le dice que, posiblemente, le haya salvado la vida. Jo, no me digáis por qué, pero yo no creo que Roberto sea tan malo como nos lo pintan. Al final, Lerdieta agarra el cacharro de antes y acaba saliendo de la sala, ahí, a la aventura.

No pierdo oportunidad de sacar a Roberto, nop ;P

Por otro lado, hemos tenido la parte del Estrella Polar que, como ya he dicho, ha sido como un montón de pequeñas tramas que han estado relacionadas. La cuestión es que el Capi ha reunido al Concilio de nuevo para explicarles que han encontrado un faro y tal. Lo que me llama la atención es lo siguiente A) de Julia ni rastro y ni comentan nada al respecto; B) puedo entender que Ramiro esté ahí porque fue él quien le puso el rastreador a Manolito, pero, ¿y Palomares? Me gusta pensar que es porque al Capi le gusta verlo y esas cosas, que Palomares es muy bonico él.

Tras compartir unas miradas intensas con Rodolfo, Ramiro recuerda las amenazas proferidas por éste hacia su persona y comenta que, a lo mejor, es un barco. El Capi y Burbuja le explican que no y van a ver el faro. Rodolfo, entonces, abraza a Ramiro y... Dios, yo no sé si es pitorreo, el subconsciente o qué, pero personalmente me acuerdo de la escena de la manzana, de las miradas intensas y se me dispara la imaginación, xD. Una cosa es segura: Rodolfo nos va a volver tarumba a Ramiro, en serio.

A mí Rodolfo me mira así y me escondo debajo de la cama, qué miedito.

Después, Burbuja intenta contactar con la gente del faro y, mientras, le recuerda al Capi que todos los que se han acercado han sido unos chungos. Además, le informa a Salodriel de que la luz es rara y, eh, tras tres temporadas, si Burbuja dice que algo es raro, hay que creerle. Macho, esta gente no aprende, ¿eh? Además, Burbuja dice que a lo mejor tienen bebés y columpios para que juegue el bebé de Salodriel y de Vilma, lo que acaba desembocando en que Salodriel diga que su bebé está cansado por el viaje en cigüeña y que Burbuja le pregunte si sabe de dónde vienen los niños.

A todo esto, el Tito está en la lavandería y Piti aparece para pedirle perdón por el fantástico plan que tuvo durante el episodio anterior. El Tito, que ha pasado ya a la aceptación como estadio de un hecho traumático (lo que aprendo viendo House, oye) le dice que está bien y que él también debería pedirle perdón porque se comportó como un nazi. Me sorprende la conexión entre Piti y él, que uno lo llama Hitler y el otro se llama nazi. Mmm, empiezo a sospechar que Julián está ocupando el lugar de Vilma... Bueno, Piti intenta animarle y se llama a sí mismo El tonto del chicle, así que el Tito se nos pone ceremonioso y le quita el chicle para ponérselo él en la frente. Ainss, qué circular, poético y bonito todo. Últimamente estos dos juntos me dan mucha ternura, ¿eh?

Tras un rato intentando contactar con la gente del faro, la luz se apaga, así que tanto Burbuja como El Capi creen que los del faro no quieren visitas. Al día siguiente, El Capi informa de todo a los alumnos (alegría general, salvo de La nueva), también les explican que ellos van a optar por repetir la táctica del faro y, por la noche, no encenderán ni una luz. Además, como ir a tierra puede ser peligroso, tienen que votar, situándose a un lado de una línea o al otro, salvo las chicas que siguen en el SPA, que han votado por correo, parece ser.

Julián: Guayominí... Douze points... Oops, creo que me he equivocado de votaciones.

Palomares: Desde Rosa esto ha decaído mucho, ¿eh?
Piti (cantando): Europe's living a celebration...
No, en serio, me mola la carita que se les queda ante el voto de ir a tierra de Vilma n_n

Al final, con el voto de Rodolfo se quedan en tablas, así que Ramiro (tras más miradas intensas entre ambos) decide cambiar de opinión y juntarse con sus amigos en ir a tierra. Más que nada, situarse junto a Rodolfo, a quien seguiría hasta el fin del mundo, al parecer. Jo, qué romántico me ha quedado, xD.

Más tarde, El Capi va a ver a Rodolfo, que está haciendo ejercicio (o poniéndose en forma para Ramiro, ey, podría ser, xD) y éste se sorprende porque hace días que no apuñala a nadie ni cosas así. Jo, Rodolfo, qué sentido del humor, ¿eh? El Capi le pide que coja a los alumnos y que forme un pequeño ejército que pueda defenderlos. Rodolfo le pregunta si tiene carta blanca para hacer el Chuck Norris y él se la da; me gusta pensar que también le ha dado un vale para el SPA donde están Julia y Vilma.

En el entrenamiento, Rodolfo anuncia que está saliendo con Estela, sí, tan WTF? como menos a cuento. Encima, le hace una llave al pobre Tito. Por cierto, me encantan Piti y él compartiendo caretos y comentarios, son muy achuchables. Rodolfo pide un voluntario, pero nadie sale (yo estaría mirando al suelo, intentando mimetizarme con el ambiente) y va a por Palomares que argumenta que no levantará la mano contra un compañero. Para salvarle, el Tito se presenta voluntario y le toca pelear con Estela. El Tito está dudando por pegar a una chica y tal, pero Estela le hace una llave y el Tito acaba huyendo.

Marujeando.
Yo hago eso en clase también, xD.

Mientras tanto, Salodriel le comenta al Capi que Burbuja se está haciendo preguntas sobre de dónde vienen los bebés y le pide ayuda para que hable con él. El pobre Capi se nos hace caquita porque, vamos, que ya le conocemos y estas cosas como que no se le dan muy bien. Salodriel, que es muy lista, le dice que practique con Burbuja porque algún día tendrá que hacerlo con Valeria. En serio, sabia es un rato esta mujer, ¿eh? Eso sí, me habría encantado que se lo pidiera al Tito que, como es más basto que un collar de cocos, habría dado una escena genial, xD.

A la hora de comer, Piti, Palomares y La nueva se sientan con el Tito y Piti intenta quitarle importancia a lo que ha pasado, diciéndole que no se sienta humillado y esas cosas. El Tito le deja claro que no se sintió humillado, pero Piti no se pispa de nada y sigue insistiendo... Hasta que llega Estela, se agacha, se le ve la pechonalidad y Piti, al fin, hila. Lo peor del caso es que Piti hila en voz alta, pese a que Palomares intenta que se calle, así que el Tito se va, ofendido, y el Capi le pega una colleja, para salvaguardar el honor de su marido y eso. El Capi, además de echarle una bronca, le castiga a barnizar las sillas.

Al mismo tiempo, Ramiro va a visitar a Rodolfo, que está en plena re-interpretación de Flashdance, para preguntarle acerca de la luz y por qué quiere acercarse a tierra, si casi le mata para impedirlo. Ojo, qué narices tiene Ramiro de ir solo, a ver si le vuelve a pegar otra vez. Rodolfo le dice que no sabe qué hay donde la luz, así que Ramiro le acusa de mentiroso y le recuerda que le prometió que nunca le mentiría. Ejem, ya... Cada vez estoy más convencida de que tenemos un segundo matrimonio a bordo, xD. Rodolfo, por cierto, le dice que no le ha mentido y que tenga cuidado porque no le prometió no matarle.

El Tito, por su parte, se acaba encontrando con Estela recién salida de la ducha, por lo que va en albornoz y se le ha ahuecado. La chica intenta disculparse, incluso le dice que en clase pueden fingir que él la tumba, pero el pobre Tito está en plan "tierra, trágame" y le acaba diciendo lo que pasa, antes de irse todo azorado.

Después, Rodolfo sigue con sus clases, haciendo armas y esas cosas. La verdad es que hubiera molado mucho más si hubiera cantado Voy a hacer todo un hombre de ti. Jo, entre las pintas, los palos y el Tito venga a espatarrarse, habría quedado molón.

Gamboa (cantando) Seré más raudo que un río bravo, tendré la fuerza de un gran tifón...
Seh, hoy con Rodolfo me habría montado un episodio musical en condiciones.

Rodolfo les explica como disparar y le pide a Palomares que practique, pero éste no quiere. Rodolfo insiste, presionándole tanto que ya no es que le pegue (MUY mal pegarle en la cara, en la cara no, hostias), sino que le llega a decir qué quería si dispararan a Vilma en el vientre. Menudo golpe bajo. Ante ese ejemplo, Palomares se derrumba y le pega tres tiros a la diana. Por cierto, Bernabé ha estado fantástico en esta escena, me ha transmitido un montón y me ha gustado el que renuncie a sus ideales por Vilma, aunque sea Picapiedra.

En serio, Bernabé se ha lucido hoy. Menuda cara se le ha quedado con la referencia a Vilma, buff.

Y mientras Rodolfo está haciendo todo un hombre de los tripulantes, El Capi intenta explicarle a Burbuja cómo se hacen los niños... A su manera. En serio, este hombre es todo ternura, me encanta verlo así, en plan padre desastre. Burbuja, por cierto, flipa ante las explicaciones tanto del Capi como de Salodriel y les acaba impartiendo toda una master class de cómo quedarse embarazado. La cara de Salo y del Capi es brutal, es genial como flipan, xDD. Me muero, cómo han cambiado las tornas, jajaja.

Ya por la noche, con el Estrella a oscuras, el Tito va a la sala de mandos donde está el Capi para ponerse en plan intercambio psíquico a su manera, lo que conlleva expresiones del tipo "se me levantó el periscopio". Lo que le pasa al pobre Tito es que teme que Salodriel se aleje todavía más de él al conocer lo sucedido... o lo que cree que va a pasar en la isla. Ay, Tito, no digas eso, que no, que ella te quiere. El Capi, que es muy amoroso él, le dice que ante una sola palabra, dan la vuelta. Ainss, qué bonico.

No podía faltar la capturilla de la escena matrimonial, que ha sido muy chula :3

Una vez más, escuchan el ruido del walkie y, ante la posibilidad de que sean Los tórtolos, deciden arriesgarse y salir a cubierta. Pese a que lo intentan, no llegan a contactar, aunque, sin querer, encienden una luz. Entonces, Burbuja les cuenta que, en cuanto se ha encendido el foco, ha aparecido un punto en el radar que se acerca a ellos, así que se pone en marcha el ejército.

Y, para acabar, pues he dejado la parte de Piti y Sol, más que nada porque han estado más a su bola que el resto. La cuestión es que, tras la noticia de llegar a tierra y tal, Piti consigue alcohol para celebrar que van a abandonar el Estrella, así que brindan y Piti se nos pone poético, quiere que cada uno cuente su mejor momento en el Estrella.

Estela, haciéndose de rogar (qué raro, con lo que le gusta llamar la atención), dice que cuando bailó con Ulises por sus pectorales. Hostia, Estela, eres toda una carpetera, ¿eh? Le sigue Palomares con su beso con Vilma, pero también dice que fue el peor de todos porque traicionó a su amigo, pero Piti le sonríe y le abraza y tal. Jo, en serio, este muchacho es todo bueno y nada rencoroso, ¿eh?

Entonces, sigue Piti con la inauguración del camarote 31, que escandalizó a los fantasmas y todos. Dios, Piti, qué básico puedes llegar a ser, pero te quiero igualmente, xD. Después va Ramiro que se nos pone sensiblón diciendo que lo mejor ha sido conocerlos a ellos, sus amigos. Jo, Ramiro, qué bonico :3

Zumos EmoSol patrocina La frase emo de la semana.

Tras la bonita intervención de Ramiro, Piti le pregunta a la calladita, vamos, a La nueva, que dice que todos sus momentos en el Estrella han sido malos. Depresión general. Piti intenta que Sol diga algo bueno, una caricia, un acercamiento, pero Sol sigue en sus trece de que todo ha sido malo. Hala, corta-rollos. Porque sólo tienen Coca-cola, sino Piti la manda a tomar Fanta, ¿eh?

Sol: No he pasado ni un solo buen momento, todo es una puta mierda, hasta una canción de Coldplay es más animada que yo, ¿vale? De hecho, las pavas de mi camarote ni eran conscientes de mi presencia hasta hace tres episodios ù_ú

Y el resto no saben donde meterse, de hecho, porque no quedan grillos, que si no se les escucharía.
Por cierto, Piti parece sacado de un tablao flamenco en esta captura, xD.

Zumos EmoSol patrocina La frase emo de la semana.

Y por si EmoSol no había cortado el rollo lo suficiente, les llega lo del entrenamiento de Rodolfo y Piti flipa porque, según él, es un hobbit y no un soldado. Vale, no lo dice así, pero el espíritu está captado en la frase, xD. EmoSol, entonces, se nos pone en plan Teniente O'Neil, diciéndole que los del barco ruso tampoco y que si quiere acabar como ellos.

Más tarde, EmoSol se sienta en un taburete y se apoya en otro, justo cuando llega Piti, que los ha estado barnizando por el castigo del Capi. Piti empieza a vacilarla a saco, pero EmoSol le dice que se olvide de ella y demás cosas bonitas. Por eso, Piti va a largarse, pero como ella le pide ayuda y por favor, accede. EmoSol se quita la zapatilla, pero sigue con una banqueta pegada en el culo y Piti quiere arrancarla como una tirita, pero ella prefiere ir a la ducha para que el agua caliente despegue el barniz.

Piti sierra las patas de la banqueta, mientras le toma el pelo al Piti style, lo que provoca más borderías en la chica. Piti comenta que esa es su Sol, la que no hace amigos, por lo que ella explica que acabó ahí por error, que no debería estar ahí. Piti opina que no importa, que ya ha pasado y que le quedan seis horas para sacar algo bueno del Estrella, pues si no logra hacerlo ahí, tampoco cree que lo haga en la isla. También comenta que espera que ahí haya "gatitos riquiños" que la acompañen mientras se convierte en una vieja amargada.

Sol: sssshh shhhhs ssssss...
Piti: Tu papá Voldemort te puso el nombre porque eres tan cálida como un rayo de Sol, ¿eh? Pues el pársel no me impresiona, bonita, que Vilma me amenazaba mucho mejor al principio.

Piti y EmoSol van hacia la ducha con el chico tapándole el culo. Ante una de sus gracias, EmoSol se ríe y casi tienen que ponerla ante el polígrafo para que lo admita. EmoSol dice que es su momento más memorable y le da las gracias a Piti.

La verdad es que la muchacha no me ha caído bien. Estaba reservando mi opinión hasta verla en acción más allá de unos segundos y me parece un personaje muy forzado, como creado expresamente para ser todo lo contrario de Piti. De hecho, seguramente es una paranoia mía, pero me da la sensación de que intentan con demasiado ahínco que sea el típico personaje duro, pero que mola; y basta que lo intenten tanto para que no lo logren conmigo. Y que conste que no es porque se acerque a Piti, ¿eh? Lo único bueno es que la actriz sí que me ha convencido.

Eso es todo por hoy, el próximo ya promete en serio, así que hay ganas de verlo ^^

miércoles, 24 de octubre de 2012

El síndrome de la pareja protagonista

Como algunos ya sabréis, ahora mismo me encuentro devorando la segunda temporada de Teen wolf. La serie me encanta, es un vicio, pero también ha supuesto un ejemplo más de lo que he decidido denominar: El síndrome de la pareja protagonista. Vale, no es un nombre demasiado guay, pero la otra opción que se me ocurría era El síndrome Swan-Cullen y molaba menos.

¿Y en qué consiste semejante síndrome?

Pues bien, El síndrome de la pareja protagonista se basa en el hecho de que en una serie de fantasía o con algún tipo de trama de misterio, que involucra a una pareja cuyo romance es, sino el tema central, sí muy importante, ambos miembros de la pareja o bien son sosos hasta decir basta o bien gilipollas o bien, si los guionistas ya tiran la casa por la ventana, ambas cosas.

Tomemos por ejemplo Teen wolf. Una de las tramas más importantes, junto con descubrir quién es el alfa y va asesinando peña, es la relación de los dos protagonistas. En este caso, Scott McCall y Allison Argent. La cuestión es que, encima, sobre el papel estos dos tendrían potencial como pareja, ya que Scott es un hombre lobo y Allison forma parte de una familia de cazadores de hombres lobo.


El problema ya no es que ambos personajes sean sosos, sino que ambos dos son sencillamente tontos del culo. En serio, si ves Teen wolf te pasas el noventa por ciento del tiempo odiando a uno o a otra, mientras te preguntas cómo cojones se puede ser tan idiota; el otro diez por cierto, alucinas con que Stiles sea tan genial, tan listo y que salve el día. Aunque, bueno, no es el único porque otros secundarios como Derek o Lydia también tienen sus momentos de gloria y caen bien.

Dicho sea de paso, la adoración de los secundarios suele ir de la mano con El síndrome de la pareja protagonista.

Otro ejemplo. Una de las series teen que más molan ahora mismo es The vampire diaries, donde entre destruir malos, descubrir asesinos y demás misterios, las relaciones amorosas entre los personajes tienen mucha importancia. La más importante, claro está, es el triángulo amoroso entre los hermanos Salvatore y Elena, aunque la pareja en realidad son Elena y Stefan que, de nuevo, son sosos a rabiar. En serio, ¿a alguien le interesan estos dos?


No obstante, al igual que ocurre en Teen wolf, la mayoría de los personajes secundarios resultan mucho más interesantes. Vale, ignoremos a Bonnie, Matt y Jeremy, pero Caroline, Tyler y los Originales molan mucho. De hecho, personalmente me declaro ultra fan de Caroline, que cada episodio demuestra ser más y más inteligente. Hablando de la rubia, pese a que Elena tiene buena química con sus dos galanes, su situación sentimental es mucho más divertida y sólo hay que verla junto a cierto híbrido para que salten chispas.

Pero dicho síndrome no se da únicamente en las series sobrenaturales infestadas de vampiros, hombres lobo y demás. Sino que también se aplica en aquellas que son más de aventuras, de misterios a desentrañar.

En la televisión patria tenemos un par de buenos ejemplos. Comenzando con El internado, que ya terminada, si una piensa en Las Parejas (así, con mayúsculas) pensaría en las formadas por Iván y Julia, por un lado, y por Fermín y María por otro. Sin embargo, la relación que en un principio era importante era la de Carolina y Marcos, dos personajes que siempre me cayeron bastante mal. Marcos era muy cargante, en muchas ocasiones era un tonto integral y Carolina sencillamente era insoportable.


El otro estaría formado por una pareja que, hasta que vi Teen wolf, estaba en la primera posición de mi lista de tontacos de series. Estoy hablando, claro está, de Ainhoa y Ulises de El barco. Resulta curioso que su impedimento para estar juntos no recaiga en las circunstancias, sino en su propia e infinita estupidez. Porque, hay que ver, que pedazo de estúpidos están hechos los dos. Y, de hecho, aunque se supone que son la pareja importante, personalmente siempre he preferido el triángulo formado por Piti, Vilma y Palomares o las dos parejas de adultos. Una vez más, los secundarios ganan terreno tanto como personajes como pareja como en los casos anteriores.

Y para acabar la entrada y de forma conmemorativa y con dolor de corazón, señalar también a David y Mary Margaret, los alter egos de Charming y Snow en Once upon a time. Aunque estos últimos molan cantidad tanto por separado como por pareja, en su versión de Storybrooke eran un poco para matarlos, sobre todo a David. Porque se puede ser tonto del culo y luego ser David, en serio. Si es que es acordarme de lo que le hizo a Mary Margaret con todo el tema de Kathryn y su posterior desaparición y me dan ganas de darle con la mano abierta.

martes, 23 de octubre de 2012

The New Normal


Como me apetecía escribir algo para el blog y que Magik no se atreve con esta serie por cierta razón de la que hablaré luego, he decidido tomarle la delantera.

Lo primero de todo: ¿de qué va The New Normal? Esta serie nos cuenta la historia de una pareja de gays, Bryan y David (interpretados por Andrew Rannells y Justin Bartha respectivamente), que deciden que quieren tener un bebé y empiezan a buscar un vientre de alquiler.  Lo encuentran en Goldie (Georgia King), una joven madre de una niña llamada Shania, que acaba de mudarse a Los Ángeles después de separarse de su marido, y que trae a remolque a su conservadora abuela, a la que llaman Nana (Ellen Barkin). Además, también tenemos a la asistente de Bryan, Rocky (NeNe Leaks), que es básicamente la típica negra, incluso con sus momentos de chunga. 



Y ahora, respondamos a la pregunta que ronda esta entrada desde el principio… ¿qué le pasa a esta serie, es que hay caníbales devoradores de bebés de por medio? ¿Matan gatitos? Entiendo vuestros miedos, eso de que Magik no se atreva a verla es preocupante, pero tranquilos. El problema de esta serie es su creador, que no es otro que Ryan Murphy. Yo lo digo desde ya: no veo Glee. Y además creo que no he visto nada de este señor nunca. Pero no creáis que no sufro sus acciones, porque lo hago, las sufro. Soy el paño de lágrimas (o algo así, porque lo que genera este hombre suele ser más bien violencia, no lágrimas) de Magik y de mi hermana, las cuales el día menos pensado montarán un club de odio a Rachel que además tendrá una sección dedicada a sacudir a todos los personajes, menos a Blaine, de vez en cuando “aunque sea para quitarles el polvo” (mi hermana dixit). Por esto, yo tampoco me lancé a verla hasta que leí que Matt Bomer iba a aparecer en la serie haciendo de exnovio de Bryan. Sí, soy una vendida.

Después de ver los seis episodios que hay hasta ahora emitidos, he llegado a diversas conclusiones. Primero, la serie se deja ver, no es ningún bodrio, y desde luego es muy mona si te gusta el slash (o BL, como queráis llamarlo).  Y segundo, de momento no funciona como debería funcionar esta serie.
Empiezo por las cosas malas. Se supone que es una comedia de episodios de 20 minutos, y tiene algunas características de este tipo de series y del Murphy. Por un lado, los personajes tienen algunos rasgos exagerados de forma no creíble para buscar provocar risa. Esto no sería un problema si realmente fueran graciosos. Los momentos supuestamente cómicos como máximo te arrancan una sonrisa a duras penas. Esto pasa sobretodo con Bryan y David. Luego está Nana, que como abuela ultraconservadora, habréis imaginado que está muy en contra de los gays y no aprueba lo que su nieta está haciendo. Esta mujer tiene líneas que se componen básicamente de los insultos más trallantes contra los homosexuales que se pueden oír (como por ejemplo el “salami smokers” del piloto). Y de regalo, contra los demócratas, los latinos y más o menos cualquiera que no sea un estadounidense conservador católico. A mí personalmente más que gracia lo que me provoca es una cara de genuina admiración ante el hecho de que a alguien se le haya ocurrido la frase que sea cuando se luce especialmente insultando y un “¡Qué bestia!” susurrado para mí. Finalmente está David, que francamente de momento está completamente desaprovechado, una pena, cuando tiene cierto punto tirando a nerd que podría dar para mucho.

 Aaawwww *o* 

Ahora pasamos a lo bueno, que está íntimamente relacionado con lo malo. He dicho que la serie no te hace reír y que los momentos cómicos como máximo te sacan una sonrisa. Bueno, pues lo que sí que destaca son una serie de momentos muy tiernos que te pintan la sonrisilla tonta en la cara, y alguno sentimental que a mí personalmente han conseguido que se me salten las lágrimas. Esto último también se debe, en mi opinión, a la actuación sobretodo de Andrew Rannells, que si bien peca de ser el prototipo de gay  aficionado a los musicales, conocedor de todas las celebrities y extremadamente superficial, y por tanto con muchos puntos para ser odiado por repelente, de momento yo creo que aguanta bastante bien las exageraciones estúpidas y nada creíbles de su personaje. He leído por ahí que es una especie de Kurt crecido. Como no veo Glee no puedo opinar en esto, la verdad, aunque me siento inclinada a decir que Bryan es posiblemente un tanto más encantador, aunque solo sea por el buen hacer del actor. Y ojo, no estoy queriendo implicar que Chris Colfer es mal actor porque, como ya digo, yo no veo Glee, lo único que implico aquí más bien es en todo caso que a mí me ha caído en gracia Andrew Rannells.


Así pues, sabiendo lo que funciona mal y lo que funciona bien, ya sabemos por qué esta serie de momento no cumple su cometido. Al acabar el episodio, yo debería acordarme de la escena que me ha hecho reír, pero de lo que me acuerdo es de la escena tierna, porque es la verdaderamente memorable de los 20 minutos. Por lo tanto deberíamos decir que más que una comedia es una… ¿ternedia? xD Yo voy a seguir viéndola porque Bryan y David, y también Shania, me dan mucha ternura, la verdad (aunque según qué momentos podrían noquear a un diabético xD), pero sospecho que si la serie no coge el rumbo, a lo mejor no dura mucho. Tiene más de una cosa en contra: no hace reír como comedia y esta exageración de los personajes puede llegar a resultar cargante. Yo misma ahora encuentro entrañable a Bryan, pero a lo mejor dentro de 10 episodios si no le dan un uso realmente cómico a su extravagancia y siguen por el mismo camino, acaba por parecerme insoportable y tan repelente que no me quedaría nada más que ver en la serie. Esperemos que no, aunque solo sea porque Andrew Rannells y Justin Bartha quedan muy monos juntos. 

domingo, 21 de octubre de 2012

Maromo de la semana 113

La semana pasada no pude cambiar al maromo porque estaba de vacaciones, pero a cambio hoy os voy a alegrar la vista al presentaros a un pedazo de maromo que acaba de llegar a mi vida y que, ay, omá qué rico. En serio, qué tío más buenorro, creo que ni las palabras "empotrable" y "follable" le hacen justicia a este hombre porque, además de ser guapo a rabiar, es muy, muy atractivo.

¿Y quién es este pedazo de maromo que me tiene impresionada y que nos acompañará durante toda la semana? Pues el protagonista de una de mis series nuevas favoritas, Arrow, que se llama...

Stephen Amell


Stephen nació el 8 de mayo de 1981 en Toronto, Canada. Pese a mi exhaustiva investigación (que ha consistido en mirar su perfil en Wikipedia e IMDB) sólo he descubierto que estudió en una escuela privada masculina y que tiene un primo actor, Robbie Amell, conocido por la sitcom canadiense Viviendo con Derek y por ser Scobie, el novio-mascota de Robin en How I met your mother.

Continuando con Stephen, comenzó en el mundo de la interpretación en 2004 (es decir, que tenía veintitrés años) con un papel de tres episodios en Queer as folk, la americana. Era un instructor de spinning que ni siquiera tenía nombre, así que supongo que sería un papel pequeñito. Sin embargo, desde ese momento, Stephen no dejó de trabajar: papeles episódicos en Degrassi: la nueva generación, Missing, Tilt, un personaje recurrente en Beautiful people (una serie de la ABC family que duró una temporada), dos episodios de Dante's Cove...


En el 2006 participó en una tv-movie, La casa misteriosa, y le siguió un papel regular en la serie Rent-a-Goalie, participando en las dos temporadas de la misma.

En el 2007 le siguió una película titulada The Tracey fragments, protagonizada por Ellen Page. Ese mismo año, Stephen participó en dos episodios de Regenesis. Después, y he flipado con esto, protagonizó la película Cerrando el círculo. Y, oh. he visto esa película y es fantabulosa. Stephen está casi irreconocible, ahí rubio pollo, pero ha sido leerlo y decir: hala, es verdad. Bueno, a ver, Cerrando el círculo es algo así como la panacea de un adicto a las series porque los protagonistas son Gregory Smith (y yo estoy enamorada de él desde Everwood) y Mischa Barton (o La borracha de The O.C.), que en su versión adulta son, respectivamente, Christopher Plummer y Shirley MacLaine. Awesome. La verdad es que recuerdo que Teddy, que es el personaje de Stephen, era majo y tal, pero, claro, yo era Team Jack porque era Gregory, xDD. Bueno, que la veáis, que es muy bonita y a mí me gustó un montón.


Ese mismo año consiguió otro papel recurrente en dos series. Por un lado, salió en cuatro episodios (casi uno por temporada) de 'Da kink in my hair, que no tengo ni zorra de cuál es; por otro, en unos seis episodios de Heartland. Tras eso, comenzó a encadenar papeles episódicos en una serie tras otra: Flashpoint, CSI Miami, NCIS: Los Angeles, The vampire diaries (¿quién carajos era Brady? Bueno, seguramente aparecería en Mystic Falls y la palmaría), CSI, 90210, diez episodios de Hung, New girl, en unos cuantos de la última temporada Sin cita previa, que aún tengo pendiente.

Y, por fin, en el 2012, Stephen consiguió protagonizar una serie. En este caso, Arrow, la nueva versión de Flecha verde, también conocido como Oliver Queen, el millonario que se dedica a ser un arquero súper heroico por las noches. Al principio, cuando salieron las noticias de la serie y eso, no estaba muy convencida yo porque Justin Hartley es mucho Justin Hartley y era lo único que me molaba un poco de Smallville, pero tras ver el episodio piloto me declaro fan de esta serie, este Oliver Queen y este hombre. Oh, como mola, en serio, la recomiendo muchísimo ^^ Y si, como a mí, Smallville os resultaba demasiado moñas y aburrida, dadle una oportunidad a Arrow porque es mucho más oscura y directa, más del estilo de la nueva trilogía de Batman.


PD: Ya que puse a Justin Hartley de maromo y le adoro y esas cosas, además de que he hablado del nuevo Oliver Queen, aprovecho para decir que si os gusta, tiene serie nueva, Emily Owens, M.D., que, aunque no ha tenido demasiada audiencia, la verdad es que se deja ver muy bien. A mí el primer episodio me gustó un montón, es como Anatomía de Grey, pero con mejor prota, un tono más simpático y sin tomarse demasiado en serio a sí misma.

PD2: Ya estoy viendo la segunda temporada de Teen wolf y quiero decir dos cosas: 1) si la primera temporada me gustó, esta segunda está siendo muchísimo mejor; 2) madre mía, qué miradas intensas se me echan Derek y Stiles, jia, jia, jia. Estoy usando toda mi capacidad de auto-control para no lanzarme a Youtube para ver videos Stiderek y auto-spoilearme, xDD.

viernes, 19 de octubre de 2012

El barco 3x01 - El tripulante de honor

La de tiempo que no escribía esto y es que desde Navidad no se había emitido El barco, pero ha vuelto con su tercera temporada. Bueno, en realidad, estamos viendo los últimos episodios de la segunda temporada, lo que explica que, aunque entretenido y muy divertido, haya sido más un episodio de transición que otra cosa. Eso sí, me ha encantado y se me ha hecho cortísimo.

Pues, hala, vamos con el análisis trama por trama.

En primer lugar, dado que ha sido la trama menos me ha interesado, voy a comenzar con Estela y Gamboa. Bueno, a ver, Rodolfo Langostino se nos hace el simpaticón y le pregunta a las chicas qué número de pie tienen. Como el 39, 38 y 37 no sirve, le pregunta a Estela que tiene el 36, así que le regala unos patines.

A todo esto, Salodriel ha sentido en la tierra y olido en el aire que algo no iba bien y, en cuanto ha podido, le ha dejado clarito a Rodolfo que sabe que no ha sido casualidad y que a todos efectos es la madre de Estela, por lo que debe rendirle cuentas a ella. Por eso, Rodolfo se presenta ante Salodriel para pedirle formalmente una cita a Estela.

Salodriel: Este planea algo, que lo siento en la tierra y el agua... ¿Y de dónde coño ha sacado los patines?
Pues supongo que habrá una tienda junto a la fábrica de Coca-cola y el SPA donde están las desaparecidas, Salo.

Mientras prepara a Estela, Salodriel nota que esta muy seria y ésta le explica que ya sabe lo que quieren los chicos de ella y que, en cuanto lo obtienen, se marchan. Filosofan mucho sobre el amor y, al final, Salodriel le da un walkie para que se lo lleve y, si Rodolfo no se comporta, acude rauda en su ayuda. Ay, Salodriel, recurriendo a walkies, ¿y el espejo que usaste con Frodo qué, eh?

La cita llega y Estela descubre que Rodolfo le ha marcado el camino con conchas. A mí particularmente me ha defraudado que no fueran langostinos y, eh, los langostinos pueden ser románticos. Los que hayan visto Bones me entenderán ;)

Durante la cena Rodolfo se muestra encantador (y yo no me lo creo), incluso cursi de narices, pero entonces Estela le dice que todos se piensan que es tonta (admitamos que no has hecho mucho por demostrar lo contrario), incluido él, y que sabe que la cita es una farsa. Rodolfo va a negarle que no sigue enamorado de Lerdieta, pero ella le corta y le dice que le da igual ser el segundo plato, que podría estar con alguien que no le quiere, pero que quiere saber por qué. ¿Alguien podría pegarle, por favor? Madre mía, que falta de amor propio tiene esta mujer, en serio.

"Me da igual ser un segundo plato, que te aproveches de mí, pero quiero saber por qué"
Really? Dios, que guantazo tiene esta chica.

Rodolfo le dice que para decírselo, tiene que estar seguro de poder confiar en ella, así que Estela saca el walkie y lo apaga. Cuando la cita termina, Estela se reencuentra con Salodriel que le dice que debe tener más amor propio, pero Estela se pone a la defensiva y le dice que prefiere cuidarse sola... Claro, lo haces tan bien, sí, sí, ahí, ofreciéndote al malo de turno a sabiendas de que eres el segundo plato. Cuidas perfectamente de ti, Estela, sep.

No obstante, Salodriel se pasa la petición por el arco del triunfo y en cuanto ve a Rodolfo se pone en Taylor Swift mode on y le deja las cosas muy claras: no se fía de él, no le gusta y que, aunque ella no le dé miedo, puede rebozar las croquetas con harina o con matarratas. Contra, que chunga se nos ha puesto Salodriel de repente. Es que ni cuando Rodolfo estaba con Ainhoa o casi mata al Capi, ¿eh?

Soy TAN fan de este momento y de la cara que se le queda a Rodolfo.
Y si lo piensas bien, es estúpido cabrear a quien te hace la comida: te envenena, le echa escupitajos, te pone ese plato que odias...

Entonces, vemos un flashback de la cita, donde Rodolfo le explica a Estela que es especial y que cada uno está por un motivo. En el caso de Estela es por su padre, al que Rodolfo conoció hacía unos años en Ginebra y, supuestamente, éste le pidió que la cuidase. Yo es que de este hombre no me fío un pelo, ya le hizo algo así a Ramiro y mira como acabaron. Eso sí, no me sorprende que Estela esté enchufada porque, vamos, dudo mucho, muchísimo que sea por su capacidad intelectual ;P

Por otro lado, hoy nos han junto al Capi con Burbuja creo que por primera vez y ha sido bastante guay porque ellos molan mucho. El episodio ha comenzado con el Capi hablando con su marido, mientras ve algo moverse. Por eso, agarra una linterna dispuesto a atizar al "algo" cuando descubre que es Burbuja y, por suerte, se detiene a tiempo. Burbuja, que a todo esto parece ir haciendo cosplay de Mundungus Fletcher, le cuenta que tiene un secreto peligroso y que algunos incluso querían matarlo.

Como el Capi le dice que le tiene que contar su secreto, Burbuja le enseña que Manolito ha vuelto. Oh, Manolito, cuanto tiempo sin verte. Y que gusto ver que llevas mejor trayectora que la Señora Chippie... Un minuto de silencio por ella. Burbuja explica que ha estado cuidando de Manolito y que ha estado registrando los vuelos. Resulta que el pato regresa siempre a un mismo lugar que no se mueve, por lo que deducen que es tierra. Esto sería más emocionante sin las promos destripa-cosas de Antena 3, pero, oye, que yo me meto en el papel y me emociono: halaaa, yuju.

Burbuja, controlador aéreo de Manolitoair.

El Capi, ante la magnitud del descubrimiento, le pregunta a Burbuja que por qué no se lo dijo antes y él le responde que porque antes pusieron bombas y que Julia le ha pedido en otras ocasiones que se calle. El Capi, entonces, decide felicitarle y, de paso, le dice que guarde el secreto, que soltarán a Manolito y que se acercarán a Manolito's house. Los dos van a cubierta, donde sueltan a Manolito tras que el Capi, por petición de Burbuja, lo denomine pasajero de honor. Y, oye, que les ha quedado todo chachi la escena.

Estando en cubierta, Burbuja hace unos cálculos que ni Sapietín, por lo que el Capi se queda boquiabierto. Entonces le pide que se concentre y que intente recordar cuando le secuestraron, por si sabe dónde les llevaron.

Burbuja no recuerda nada y el Capi le pregunta que si sabe por qué cree que es el más listo del barco. Burbuja prueba diciendo que si es porque es observador, pero el Capi le dice que no, que es por su cociente. Burbuja le quita importancia, diciendo que eso era antes del accidente, pero el Capi opina que sigue siendo igual de inteligente y le recuerda todas las veces en las que les salvó para animarle a deducir qué paso durante el secuestro. Está muy socrático el Capi hoy, ¿no?

Burbuja recuerda lo que descubrieron: se oían cantos gregorianos, eran una grabación, las paredes eran de hormigón, se escuchaba una turbina, pero no era un barco, que querían que resolviera un problema de termodinámica avanzada... Con la ayuda del CapiSócrates acaba deduciendo que era un submarino nuclear. Ahí es nada. ¡Claro, contra, de ahí el blanco nuclear de la ropa! Seh, tiradme tomates, me lo merezco por la mierda de chiste.

Capi, que es un submarino, no un avión o Superman, hay que mirar hacia abajo, hombre.

Más tarde, Burbuja le cuenta al Capi que el sónar no detecta al submarino y que si fuera un submarino nuclear se explicarían muchas cosas: los astronautas, como Los chunguitos se esfumaron, lo del barco ruso... Entonces El Capi se acuerda de Lerdieta y se china un poco, por lo que empieza a gritarle a Burbuja, preguntándole por qué no le contó nada. Eh, eh, Capi, con Burbuja menos, ¿eh? A Burbuja no se le grita, hombre ya.

El Capi, que me ignora, sigue a lo suyo: le pone una raíz cuadrada que a mí me haría llorar y Burbuja la resuelve. Por eso, le pregunta que cómo es posible que pueda hacerlo pero no recuerde nada o que pueda resolver un problema de termodinámica, pero no recordar que estuvo en su confirmación. ¡Hostia puta! Espera, entonces, ¿el Capi y el Tito (para mí son como los yogures de sabores, van en pack) saben que Roberto es hermano de Salodriel? Burbuja le grita que fue por el accidente, que no se acuerda de nada y que no le mentiría nunca jamás porque es el capitán y siempre es bueno con él y le quiere y le dice que no es tonto. Hala, hala, siéntete culpable, Capi, por chillar al pobre Burbuja ¬¬U

El Capi le pregunta, antes de que Burbuja se vaya, que dónde podría estar el submarino y él responde que podría estar debajo de ellos y no se darían cuenta. Al día siguiente, el Capi en la sala de mandos intenta contactar con su hija, pero no lo consigue. Luego, en cubierta, ve a Burbuja, que está ofendido, y le pide perdón por gritarle. Burbuja le pregunta que cómo era antes del accidente y el Capi le dice que diferente, ni mejor ni peor, aunque lo prefiere ahora.

Burbuja pregunta si antes no le querían, pero el hombre se queda en silencio, así que Burbuja cree que estuvo tanto tiempo debajo del agua porque salvaron a los demás antes que a él y que igual la burbuja vino para protegerle de como era antes. Entonces vemos un flashback (en serio, qué grande es Iván Massagué, cómo le cambia la cara) donde Roberto se reúne con alguien a quien conoce y que le intenta ahogar en ¿un pilón? Mi apuesta, por cierto, es que el encapuchado es Ulises.

Ostras, hacía un montón que no veíamos a Roberto.
Jo, en serio, cómo se distingue a Roberto de Burbuja, qué grande es este hombre, leches.

Al final, Manolito llega a su casa, así que han encontrado tierra y El Capi se pone a mirar al horizonte, aunque en realidad es un croma que competiría con uno de Revenge.

Y ya sabéis que me gusta dejarme para el final lo mejor y en este caso ha sido la trama del Tito, que ha sido fantabulosa y maravillosa. La cuestión es que tras su ruptura con Salodriel, el pobre Tito está muy, muy triste y va a visitar a Salodriel para normalizar las cosas y, de paso, se va del camarote, dejándole prácticamente todo a Salodriel. Cuando ella le pregunta a dónde se va, el Tito le explica que se va con los chavales porque éstos se lo han pedido. Uy, que mentirosillo.

Vale, a ver, yo aquí hago un inciso. Quizás estoy amnésica, ¿eh? Pero que yo recuerde, al principio Salodriel tenía su camarote propio y el Tito el suyo. ¿Qué ha pasado con el camarote de Salodriel? ¿Se lo ha tragado el agujero negro junto a Julia, Valeria y Vilma? Que, por cierto, porque las han mencionado, que si no habría pensado que se las había tragado una grieta temporal como las de la habitación de Amy Pond.

Tras que Salodriel le devuelva el anillo y acuerden tirarlo al mar, que fue de donde vino, va al camarote de los chicos que, al verle llegar con petate incluido, alucinan. Y lo hacen todavía más cuando el Tito saca a relucir su encanto interior y los pone finos, finos, filipinos, que diría La Yoli. A Ramiro, encima, le llama "mamarracho" y "perroflauta" por ir descamisado, lo que manda narices dado que ese es el estado natural de su churumbel. También les llama Hermanos Dalton, de lo cual yo soy muy fan porque me parece muy friki.

Yo sé que esto que os voy a pedir es difícil, pero fijaos en la carita de Palomares, es brutal, xD.

Y, por si el Tito no tenía suficiente con el desorden del camarote, pasa Estela toda emocionada con sus patines, así que se termina de chinar de lo lindo y les pide que se reúnan en el comedor, bajo la atónita mirada de los Dalton y del Capi que, aunque flipa un poco, se muestra leal a su marido.

Resulta que el Tito, todo afectado por el desengaño amoroso, ha decidido que ha llegado el momento de versionar La chaqueta metálica. Está ahí dando el típico discurso de "sois unos vagos, bla, bla, vais a aprender de todo, bla, bla", cuando Palomares le dice que se está pasando. Tito Hartman apunta que, hombre, que esa semana es cura, pero a ver si a la siguiente le da por seguir a otra chica. Vale, dos cosas: 1) esto es cachondeo, ¿no? O sea, es culpa vuestra, señores guionistas, y encima os pitorreáis; 2) uh, la carica de cabreo de Piti... Vamos, que éste también tiene la patata rota, pero no le da por putear al personal como al Tito Hartman.

Piti está cabreado, ¿eh?
Si es que más que un asco, parece un miura en la foto.

Tito Hartman, en su esplendor, les dice que eso parece una granja y le pide a Piti que rebuzne para que tengan un asno y a Palomares que cacaree. Hombre, yo más bien diría que se parece a Mujeres y hombres y viceversa, pero bueno. Salodriel observa todo con carita tristona y El Capi le frena, aunque no impide que Tito Hartman mande limpiar el barco.

Una vez finalizado el episodio La chaqueta metálica, tenemos el de Lo que el viento se llevó, cuando Piti pone a Dios por testigo que no compartirán camarote con el Tito. Piti, entonces, ofrece tres opciones: asfixiarlo, tirarlo por la borda o mudarse con Salodriel porque dialogar y tal con Hitler, no, con Hitler se le acorrala en un bunker. Por el camino, lo llama viejuno porque cree que vivió la postguerra, comió gato por liebre y esas cosas. Ramiro, por su parte, es más amable y lo llama Chuck Norris porque no cree que se pueda pelear con él. Oye, yo me pregunto, ¿pero qué opinión tienen estos de De la Cuadra: el yayo diabólico reparte hostias y entiende el final de Lost?

Piti enseñándonos cosas importantes de la vida: ¡con Hitler no se habla!
Y, sí, he pillado a Palomares con esa cara y no he podido evitar hacer el montaje.

Total, que Piti en un ataque de lucidez brutal decide que la mejor táctica es fingir mariconismo para echarlo: vamos, que se den cremita, aceititos, mientras se refrotan y esas cosas. Ay, Piti, como te quiero, en serio. ¡Si es que eres un genio!

Por su parte, el Capi habla con el Tito para decirle que se ha pasado, pero éste opina que en el Juan Sebastian Elcano no pasaban esas cosas y no pasaba nada. Hala, la comparación. No, si el Tito y Piti son de la misma cofradía, vamos, almas gemelas. La cuestión es que su marido le dice que, por mucho que tenga la patata herida y esas cosas, no puede ir con cara de perro por la vida y menos con él. Claro, para eso es su marido. De hecho, me supongo que El Capi andará mosqueado porque se ha ido a compartir camarote con Los tres caballeros en vez de con él y eso que Valeria no está.

El Tito, demostrando que eso de escuchar no es lo suyo, le echa en cara que Lerdieta se marchó (y a su barco le llamó Libertad). Se quedan en silencio y el Tito decide tirar el anillo. Es hacerlo y en cero coma pescar un pez... Vale, a ver, no es que fuera a pescar una bota o un cerdo, lo sé, pero no se me ocurría nada mejor, xD. Bueno, por cierto, después el Tito y Salodriel recuerdan su relación cada uno por su lado, así, muy monos ellos y muy tontos porque está claro que se quieren y no están juntos ù_ú

Después, el Tito va a su nuevo camarote, donde se encuentra a los tres chicos sin camiseta y en plan metrosexual. Decir que soy la fan número uno de la voz que pone Ramiro en plan maricona. ¡Me encanta! También lo soy del ímpetu de Piti para echar crema en la espalda de Ramiro y de momento "ostras, que se me ha caído la toalla y se me ve todo". Ah, y del momento Piti saltando sobre Ramiro. Bueno, vale, soy fan de toda la escena. ¿Qué esperábais? xDDD.

Esta escena es un puto festival, casi me ha echado humo el ordenador haciendo capturas, xD.

Eso sí, al pobre Tito el festival no es que le entusiasme mucho, xD.

Al final, el Tito se larga, por lo que a Piti le falta decir "nos hemos coronado". Para compensar, Palomares señala que le ve lagunillas al plan. Si es que son los nuevos Hombres de Paco, bueno, no, son... ¡Los hombres de Piti! Y si, para salvar su camarote tienen que dormir de dos en dos, pues se duerme, Palomares.

El Tito, abrumado por los recuerdos, desmonta el pisito que estaba construyendo (y que, al parecer, no se lo ha tragado el agujero negro) y después acaba regresando al camarote. Los hombres de Piti siguen con su plan, por lo que Ramiro se mete en la cama de Palomares porque está destemplado. Señalar que Ramiro está mucho más motivado que Palomares, ¿eh? Piti, por su parte, propone escuchar a Lady Gaga, cuando el Tito le pide si puede dormir con él. Ay, que me troncho, en serio, xD. Me pregunto qué habría pasado si justo en ese momento, Vilma hubiera entrado en la habitación... OMG, quizás sí que lo hizo y, al creer que ha perdido a sus dos chicos, se lanza a los brazos de Cho. Ey, al menos eso tiene algo de sentido, xD.

Bueno, vale, sigo. El pobre Tito está hecho polvo, incluso le pide a Piti que le abrace; éste le dice que lo haría, pero es que va a pelo. Atención a Palomares y Ramiro que se incorporan al mismo tiempo con la misma expresión, xD. Entonces, el pobre Tito les cuenta sus cuitas y deja a los tres hechos polvo, aunque Piti le dice que él cree que si no le contó nada fue por cariño y eso está bien y que no se va a morir. El Tito, entonces, dice que le da igual morir porque la vida sin Salodriel le parece muy larga y ya es cuando me deja a los tres en la miseria, vamos.

Ainss, pobre Tito T_T Menos mal que Piti le consuela y eso.

No me digáis que no parecen Epi y Blas, xD.

Por su parte, Salodriel aburrida sin escuchar la cita de Estela, se pone a limpiar pescado y encuentra el anillo. ¡Leches! ¡Es el Anillo Único! En serio, que a Deagol se le aparece prácticamente así. Justo en ese momento, aparece el Tito, que intenta ser amable, pero mete un poco la mata (hombre, Julián, si no se le nota a Vilma el embarazo, se le va a notar a Salodriel) y ella le devuelve el anillo, creyendo que el Tito lo puso ahí. Oh, qué bonito el detalle :3

Eso es todo por esta semana. La verdad es que el trailer de lo que está por venir pinta genial y los nuevos fichajes prometen mucho, sobre todo Jan Cornet, que es el que más sale. Además, me muero por ver los flashbacks prometidos, jujuju.

miércoles, 17 de octubre de 2012

En blanco y negro: Capítulo 2

Es miércoles y, por tanto, toca dedicarle una entrada a la sección Proyectos (no tan) épicos, en concreto a la segunda parte de Cuatro damas, En blanco y negro, subiendo un nuevo capítulo, exactamente el segundo titulado Amantes desventurados.

Llega el fin de semana, así que Tania vuelve a Madrid junto a su padre y Jero. Mientras tanto, ajenos a esto, Ariadne y Deker siguen liando con las consecuencias de sus actos y acostumbrándose a su nueva situación. Por su parte, Gerardo Antúnez viaja hasta San Sebastián para reunirse con una vieja amiga.


¿Cómo os ha dejado el final del capítulo, eh? Espero que alucinados o flipados o algo así, xD.

Bueno, ya os dije que, en realidad, este capítulo era originariamente parte del primero, pero que quedaba larguísimo, así que los corte. Al final, todo el misticismo del deiciseis tenía su aquel, jujuju. Por lo demás, espero que no deseéis matarme por el pequeño "engaño", aunque seguramente me lo merezca, xDD.

Y, por el momento, poco más que comentar, salvo que vuestros comentarios son siempre bienvenidos (seguramente nazca un hada y un gatito cada vez que me comentéis, xDD) y que nos vemos en dos semanas con el tercer capítulo...

Próximamente: No de la misma manera.

martes, 16 de octubre de 2012

Y Glee se mantuvo igual

Las temporadas televisivas son como una quiniela: te pueden sorprender para bien, para mal, mantener el nivel... Por ejemplo, las dos temporadas horribles, Supernatural está volviendo a ser lo que era a pasos agigantados. Y, sí, tenía que comentarlo porque me apetece hablar mucho de ella, pero me había propuesto escribir una entrada sobre Glee y sé que si no la hago ahora, pasaré de ella hasta que me chinen por algo.

Y es que Glee es una de esas series que se mantienen en su línea siempre. Eso es bueno y es malo, por lo menos para mí, que mantengo una extraña relación de amor-odio con ella. La sigo al día, me entretiene, a veces me da alegrías, pero muchas veces me pregunto si no habrán sustituido a los guionistas por una panda de monos oligofrénicos que teclean cosas al azar.


Por eso, ante los inminentes cambios que prometía la cuarta temporada, la temía y la esperaba ansiosa a partes iguales. Por un lado, la posibilidad de que abandonaran sus tramas habituales y dieran más cancha a otros personajes, me gustaba; por otro lado, las noticias que salían eran contradictorias y lo único que sabíamos era que la única actriz que aparecería en toda la temporada sería Lea Michele, lo que para mí es mal.

Pues bien, ya hemos visto cuatro episodios de la cuarta temporada y... todo sigue igual.

Como comprenderéis, a partir de aquí hay spoilers de todo lo que llevamos de temporada.

La principal queja que tengo de esta nueva etapa de Glee es la misma que he tenido siempre y que se ha visto acentuada desde la graduación. Glee parece dos series en una, Glee y El show de Lea Michele. Ya no digo Rachel Berry, digo Lea Michele porque a cada episodio que pasa, ya no sólo le dan el cincuenta por ciento del mismo, sino que vuelven a Rachel como la actriz que la interpreta. Sólo hay que ver el cambio de vestuario y los intentos de números sensuales como el funesto Ops, I didn't again. Por favor, no le deis nada más allá de los baladones que no, que no puede. Además, puede que sea cosa mía porque no es que sea demasiado fan, pero siempre que intenta parecer sexy (algo que últimamente intenta muy a menudo) sólo consigue quedarse en obscena.

Y la cuestión es que estoy harta de Rachel. No me interesa, ni siquiera la he soportado nunca y, sinceramente, me parece injusto que ella se quede con la mitad de un episodio y los demás tengan que arañar minutos de la otra mitad. Quiero ver a Puck, a Santana, a Mercedes, a Quinn, a Tina... No ver como Rachel por ser Rachel vive aventuras en un Nueva York más pasteloso que el de Sexo en Nueva York, si es que a este paso voy a vomitar arcoiris al verla ligar con Brody.

Aprovechando que Sosoman está buenorro, pues os cuelo una capturilla.

Por otro lado, la parte de Lima está bastante más equilibrada. De momento, Blaine y Brittany han sido los que más protagonismo han tenido, pero también es cierto que llevamos sólo cuatro episodios y que debían mostrarnos como les afectaba a ambos el estar distanciados de sus parejas para acabar en The break-up.

Además, en Lima nos han presentado a la nueva generación, por llamarla de alguna manera, con el fichaje de Unique (que la conocíamos de la temporada anterior) y los de Marley, Jake y Kitty. Con estos tres personajes es aún más evidente que lo de innovar no está hecho para los guionistas de Glee, ya que, aunque los personajes son distintos, su historia recuerda a la de Rachel, Finn y Quinn: la pringada que se enamora del chico guay que está con la animadora. Vale, es una historia muy típica, pero manda bemoles que la repitan tras haberle dado vueltas durante dos temporadas. Eso sí, a su favor diré que Marley es adorable y que nos han dado alguna escena memorable como el dueto de Britney 2.0.

En esta nueva etapa, además, ha quedado patente que los guionistas son muy poco consecuentes. Terminamos la tercera temporada con Santana mandando a freír espárragos la universidad para mudarse a Nueva York, pero aquí estamos cuatro episodios después con Santana en una universidad cerca de Lima. Lo mismo ocurre con Finn que, tras dejar a Rachel para que fuera libre y feliz, ahora vuelve tras meses sin dar señales de vida, queriendo volver con ella y ofendiéndose porque ella tuviera tema con Brody. Vamos, no me jodas. El problema es que ya no sé si achacarle la bipolaridad a Finn o a los guionistas.

El retolno de Finn, chan, chan, chan.
(Ponedle musiquilla de peli de miedo, xD)

Ah, por cierto, me había dejado de mencionar a Brody, pero es que el pobre es tan soso y tan falto de carisma que hasta una piedra me interesa más que él. De hecho, junto a Kitty es de lo peorcito de las novedades. La animadora también tiene lo suyo, su maldad y locura es tan exagerada que no provoca risas, sino vergüenza ajena. Por cierto, comparaciones de esta con Quinn las justas, ¿eh? Que Quinn incluso en sus peores épocas nunca se pareció a esta loca psicótica.

Por lo demás, en un episodio un tanto atropellado que ha intentando jugar la baza de la emoción, han hecho que rompan todas las parejas de Glee. ¿Todas? Pues... No sé, lo de Will y Emma se quedó un tanto en el aire y tengo esperanzas de que se solucionen las cosas; vamos, muy exagerado me parecería que rompieran por una discusión, pero con Glee cualquier cosa es válida.

En cuanto al resto pues... La de Rachel y Finn sin más. No sé, nunca ha sido una pareja que me interesara y me ha parecido muy rara porque, vale, comprendo que Finn se sienta perdido y no sepa qué hacer con su vida, pero de ahí al bipolarismo que se trae con Rachel pues... Que no le veo sentido más allá de no saber nada de Finn hasta este episodio, vamos.

La de Kurt y Blaine ha sido sencillamente insultando. ¿De verdad tienen que hacer que Blaine engañe a Kurt? Ostras, no sé, ¿no les bastaba la distancia y que Kurt pasaba un poco de Blaine? Es que, vamos, con la que montó Blaine en Dance with somebody como para ahora hacerlo él también. Otro bipolar a la saca y me parece fatal que los guionistas le hagan esto a Blaine con lo que él mola. Hombre ya.

Esto no es objetivo ni nada, pero... Es que a mí Darren Criss me mira con esos ojos de cachorrito abandonado y me derrito toda, le perdono lo que sea y le abrazo. En serio. Este hombre me puede, really.

La última fue la de Santana y Brittany que ha sido la mejor hilada de todas. Me han dado mucha pena las dos, sobre todo Brittany, que llevaba desde el principio de temporada sufriendo por la ausencia de su novia. No sé, me ha parecido la más respetuosa con las dos, la más madura y la escena en la que Santana ha cantado Mine ha sido preciosa.

De momento, han dejado todo desbaratado, patas arriba, lo que provocará unos cuantos líos, más de lo mismo y que acaben volviendo las parejitas. Espero que, por el camino, usen más a los personajes olvidados (sinceramente, creo que los guionistas se acuerdan menos de Tina y Artie que los que vemos la serie y eso es mal) y que vuelvan de verdad otros como Quinn (ay, Quinn, como te echo yo de menos), Puck y Mercedes. Pero, bueno, también es cierto que Glee no me entretenía tanto desde hacía mucho tiempo, así que, oye, mientras le den más solos a Darren Criss como que me conformo. Y, sí, soy una vendida, xD.

Ya veremos como sigue y si continúa porque, tengo entendido, las audiencias están cayendo bastante.

PD: Este jueves estrenan la tercera temporada de El barco, ¡yupi! ¡Por fin! Eso quiere decir que los viernes vuelven las crónicas barqueras, que ya las echaba yo de menos.