lunes, 31 de diciembre de 2012

Escenas para recordar: Especial 2012

Hoy es 31 de diciembre, el último día del año, vamos, y para conmemorarlo se me ha ocurrido hacer una lista de los momentazos televisivos con los que yo me quedo. Supongo que encontraréis un poco de todo, desde emotivos a divertidos o de poner la carne de gallina. Por cierto, antes de que sigáis leyendo, tened en cuenta que son escenas de la temporada 2011-2012, así que habrá algún spoiler que otro.

La última página

Lo pongo en primer lugar porque lo tengo muy fresco y todavía me tiene en una nube. How I met your mother es tremendamente divertida, pero también sabe ser muy romántica y, de hecho, ha conseguido que me emocionara con una pareja que nunca me ha gustado demasiado. Por supuesto, estoy hablando del final de ese episodio doble que emitieron en Navidad, donde conocimos la última página del Playbook de Barney, y que desplazó a los gritos de Robin, que también son épicos a rabiar. Sólo para recordarlo... ¡PATRICE! ;)



Goodbye, raggedy man

Y voy de una última página a otra, en este caso la de una novela negra aparecida en Doctor Who. Tras dos temporadas y media, los Pond decían adiós en el quinto episodio de la séptima temporada y el episodio entero no tiene desperdicio. Quizás no es de los mejor construidos, pero tiene una serie de escenas dignas de recordar como los querubines, la caída de los Pond, la última página y, sobre todo, esa despedida de Amy con los ojos anegados en lágrimas. Ainss, me sigo emocionando yo sola.



La bigotera

La primera mitad de la temporada de Gran hotel fue la leche, pasaron muchas cosas, los guionistas nos manipularon como quisieron y me dieron dos escenas que han pasado a los anales de la historia televisiva... Al menos para mí. El inspector Ayala siempre funciona, sea en el contexto que sea: inteligente, despierto, valiente, dispuesto a plantar cara a quien sea. Y en esta temporada nos han mostrado que funciona muy bien como parte de un dúo cómico, cuyo clímax fue el pasar la noche juntos en el Gran hotel con camisón, gorrito y la fantabulosa bigotera.


Te perdono

La segunda escena de Gran hotel, que, como he dicho antes, hace doblete, la protagoniza mi personaje favorito. Javier Alarcón es un grande entre los grandes, Eloy Azorín tiene una vis cómica asombrosa y yo me sigo muriendo con esa fase espiritual que pasó tras su primer desamor. Maravilloso.



Un beso de amor verdadero

Once upon a time, en general, no tiene desperdicio. El final de la primera temporada, todavía menos. Pero ya esa parte final del episodio es para morir de amor, de gusto y de lo que queráis. Normalmente, habría puesto el reencuentro de Rumpel y Belle, pero me dejó algo fría, no como ese beso de amor verdadero que rompió la maldición y confirmó que el viaje de Emma la había cambiado mucho.



El cocodrilo

Otra serie que hace doblete. De lo que llevamos de segunda temporada, mi episodio favorito es, de lejos, El cocodrilo, centrado en Rumpelstiltskin y que nos presentaba al Capitán Garfio, pedazo de maromo donde los haya. Además, el ver que el señor Gold le entregaba la biblioteca a Belle, me puso la carne de gallina. Dios, cómo mola esta serie.




No estés muerto

La segunda temporada de Sherlock nos trajo momentos de todo tipo, a una curiosa e interesante Irene Adler, el mono de Sherlock al dejar el tabaco (me muero de risa sólo con recordarlo), pero sobre todo los trajo las cataratas de Reichenbach o, mejor dicho, su versión. Y si esa escena es descorazonadora, la que termina el episodio lo es todavía más, con John pidiéndole a la tumba de Sherlock que no esté muerto. Una preciosidad de escena que puso fin a una temporada perfecta.



Con el culo al aire... literalmente

Esta temporada pudimos conocer la nueva comedia de Antena 3, la cual amo, idolatro y me parece la mejor comedia española que hay actualmente en la pantalla. He de decir que, pese al montón de escenas descacharrantes que recuerdo, tenía muy fácil con qué quedarme: ¡con el culo de Raúl Fernández! La pareja formada por Ángel y Jorge es mi favorita, los adoro a los dos, así que, cuando Ángel va a salvar a Jorge y a Eli y acaba en cueros pues... no puedo evitar quedarme con esa escena.



El banco

En una temporada de The vampire diaries que no ha sido tan espectacular como otras, siendo amables, con un exceso del cansino triángulo formado por Elena y sus perritos falderos, fue muy refrescante ver a Caroline teniendo un encuentro tan informal con Klaus. Entre estos dos siempre saltan las chispas, de hecho me sorprende que no hayan tenido una noche de pasión en un momento de debilidad, pero en la escena del banco se vio que era algo más que eso. Se les veía cómodos, cómplices y la escena en sí es para morir de amor, potando arco iris.



Comprando un coche

Mi personaje favorito de Happy endings es Jane, me meo viva con ella en general y casi lo hice literalmente durante el segundo episodio de la tercera temporada, Sabado Free-Gante, y su negociación para que Penny compre un coche más barato. Dios mío, qué mal está la pobre mujer, pero cómo mola.



No me iré de aquí sin ti

Cuatro temporadas. He necesitado cuatro temporadas de Supernatural para ver un abrazo entre Dean y Castiel. Tras dos temporadas penosas en varios sentidos, la octava ha conseguido que la serie vuelva a molar y, además de unos flashbacks en el purgatorio de lo más interesantes, me regalaron el sentido abrazo y un reencuentro digno de fanfic, así que ya soy feliz.



Siempre

Castle tiene episodios realmente divertidos, pero yo soy una moñas, ya me conocéis, así que me quedó con ese primer beso bajo la lluvia. De hecho, ya lo comenté en su día, pero me voy a repetir: ¡Hell yes! Y sólo en cuatro temporadas, qué bonito, qué genial, qué todo.



¡It's a surprise party for you!

Si queréis saber la receta para una escena memorable, sólo tenéis que ver el último episodio de la tercera temporada de The good wife. Alicia, su ex-amante, su ex-marido, el que le lleva la campaña a éste último flipando, un chico que trabajaba para el segundo y ahora lo hace para el primero, una niña pasando por ahí y, al final, Kalinda. Una situación de lo más surrealista que demostró que Eli Gold siempre sabe lo que hay que decir. Me sigo muriendo de la risa.




Cuéntame nuestra historia
En enero del 2012, tras cinco temporadas, Chuck dijo adiós con una escena de lo más emotiva. Por una serie de circunstancias, Sarah acaba perdiendo la memoria, lo que provoque que vaya a dejar a Chuck para buscarse a sí misma, pero le acaba pidiendo que le cuente la historia de ambos y él lo hace. No fue la mejor temporada, pero el arco final fue estupendo, sobre todo con esa última escena en esa playa que tanto significaba para ellos.


Y ya, para acabar del todo, vuelvo con Chuck para poneros una pequeña escena que a mí me hizo mucha gracia: Sarah imitando uno de los flash de Chuck. Vale, es de la temporada anterior, pero es que es taaaan genial :3


Seguramente me he dejado varias por el camino, pero ahora mismo no se me ocurre ninguna otra. Bueno, siempre podría poner alguna de Fringe, pero últimamente parece que los guionistas deseen que nos cortemos las venas con lechuga o algo porque, madre, qué prado de pena.

¿Alguna sugerencia?

sábado, 29 de diciembre de 2012

El hobbit: Un viaje inesperado, Peter Jackson, 2012

Una de mis sagas favoritas, por no decir "la más", es El señor de los anillos. Me he leído los libros en dos ocasiones y cuando salieron las películas me obsesioné con ellas, el cast, etc. No sólo tengo todo tipo de cosas (póster, libros de fotografías, álbum de cromos...), sino que han sido los únicos de los que he pegado fotos en mi carpeta... Vale, en su mayoría eran de Legolas/Orlando Bloom, pero también cayó Aragorn, Pippin, Sam y Merry.

La cuestión es que me emocioné yo sola cuando me enteré que, al final, iban a hacer películas sobre El hobbit. Después, se supo que Martin Freeman sería Bilbo y la emoción fue todavía mayor (creo recordar que hubo saltos acrobáticos, fuegos artificiales y confeti, xD). Vamos, que estaba deseando la película, pese a que había leído malas críticas a ella, incluso de gente que conozco y de la cual me fío para estas cosas.

Y la cuestión es que a mí, particularmente, El hobbit: Un viaje inesperado me ha gustado mucho, muchísimo.

Pero, bueno, vayamos por partes. ¿De qué va El hobbit?

Sesenta años antes de los acontecimientos acaecidos en El señor de los anillos, Bilbo Bolsón es un joven hobbit que vive apaciblemente en su agujero en el suelo... hasta que Gandalf, el gris se cruza en su camino y provoca que una compañía de trece enanos acabe en su casa y, de paso, le añadan a ella en calidad de saqueador oficial. Los trece enanos, capitaneados por Thorin (hijo y nieto de reyes), desean recuperar el reino y la riqueza olvidada en él que, tiempo ha, les arrebató el malvado dragón Smaug.

Creo que, quizás, una de las cosas que juega en contra de El hobbit es que, aunque se trata del preludio a El señor de los anillos, se ha estrenado después. Así que, tras ver la trilogía, puede parecer menos. Quiero decir, es mucho más épico el emprender un viaje a la desesperada para salvar al mundo entero de un tirano demasiado poderoso, que la misión en la que se ve envuelto Bilbo. Las connotaciones son diferentes, también lo que implica el ser partícipe de dicha aventura. Tanto Bilbo como Frodo acuden de forma voluntaria a sus respectivos viajes, pero el del primero no tenía las dimensiones de la misión del segundo.

¡Es Martin Freeman! ¡Es Martin Freeman! Kyaaaa :3
No es por ser carpetera, que quizás, pero Bilbo mola mucho más que Frodo, oh yeah.

Sin embargo, han sabido crear conflicto, que interese la recuperación de Erebor, al centrarse en Thorin y en su historia personal. Siempre he creído que, en una buena historia, la motivación del personaje es clave y en este caso no fallan. Tanto Thorin, con su pasado a cuestas, como Bilbo, que se busca a sí mismo, tienen historia detrás, un bagaje, que les hace ser quienes son y actuar cómo actúan.

También Gandalf tiene su propia motivación, sus razones para ejercer como motor de esta historia y de la que vendrá después, pues empieza a forjarse la trama de la primera trilogía y no sólo por el encuentro entre Bilbo y Gollum y, por tanto, la aparición del Anillo Único. De hecho, vemos escenas que tuvieron lugar en la historia, pero que no aparecen en el libro, como la reunión del Concilio blanco o Radagast. Y, sí, quizás esa parte no sea necesaria para la historia, pero a mí me ha encantado ver de nuevo a Elrond o a Galadriel, al igual que el intuir que el Bosque Negro tendrá más importancia y que, seguro, que debido a eso podré ver a Legolas, jujuju.

Por todo esto, esa aparición de tanta mitología, que es explicada al principio de la película, la primera hora puede parecer lenta, incluso con demasiado diálogo. Sin embargo, a mí no me ha aburrido y, de hecho, la considero necesaria. Creo que el explicar la historia de Erebor, el intento de reconquista de Moria, la transformación del Bosque Verde en Bosque Negro y demás es necesario para que se entienda la situación, el comportamiento de los personajes, etc.

Thorin a punto de ponerse a repartir estopa.

Además, todo eso cumple una doble función: por un lado, al espectador que ya ha disfrutado de la trilogía original, hace que se sepa más y conecta ambas sagas; por otro, al que no haya visto ninguna de las películas, la hace más accesible pues explica aspectos fundamentales: cómo es un hobbit, la animadversión entre enanos y elfos...

Y, a todo esto, a mí en ningún momento se me ha antojado pesada, ni siquiera en ese arranque tan explicativo. Por un lado, me ha encantado ver a Bilbo y Frodo justo en el día del cumpleaños del primero, como si El hobbit fuera una muñeca rusa pequeña dentro de una más grande. Por otro, sencillamente me ha encantado la presentación de Bilbo en su versión joven y también cómo ha acabado involucrado en la aventura y, de paso, comenzando un viaje más personal que otra cosa.

Porque, como bien ha dicho Gandalf, Bilbo necesita el viaje, alejarse de su sillón, sus libros y sus mapas y recordar que es algo más, mucho más.

Gandalf al más puro estilo Sara Montiel, vamos, esperando fumando.

Y es que Bilbo es lo mejor de la película. Sí, Thorin me interesa, me gusta su historia y su carga. También hay enanos que me resultan simpáticos, a los que distingo, claro está, que creo que, sin contar a Thorin, se quedan en cuatro: Balin (por su fatídico desenlace en Moria y porque es de los que más protagonismo tiene), Gloin (que para algo es el padre de Gimli) y Fili y Kili (en el libro me hacían gracia los nombres y aquí son bastante agraciados, así que los tengo fichados, xD).

Volviendo a Bilbo. Qué gran acierto el que lo interprete Martin Freeman. Vale, sí, he de admitir que lo adoro desde Love actually, que me encanta su John Watson, que me resulta adorable, tierno y demás, pero hay que admitir que es muy buen actor. Además, tiene vena cómica, por lo que su Bilbo es inolvidable. Es imposible no verlo en pantalla y no quererlo, en serio. A mí me ha encantado verlo histérico con la aparición de los enanos y, sobre todo, la desaparición de su comida, estaba muy gracioso. Luego ha llevado una muy buena línea, estando perdido, pero agradable, hasta sacar carácter y decisión.

Eso, por no decir que el encuentro con Gollum ha sido magnífico. Lo llevaba tiempo esperando con ganas y no me ha decepcionado.

Grandioso el momento en el que Gollum aparece en pantalla y toda la sala de cine comenzó a exclamar cosas del tipo "¡halaaa, es Gollum!". Muy grande, seriously.

Sólo me queda comentar los aspectos visuales, pero... es que son maravillosos, como siempre. Me he emocionado como una niña viendo La Comarca o Rivendel, he alucinado con la pelea de los gigantes de piedra o el interior de la montaña, con esa pedazo pelea contra los orcos que han protagonizado los enanos junto a Gandalf. Por cierto, qué gustazo ver a Gandalf repartiendo a diestro y siniestro, pese a que no ande dando bastonazos, que es algo que me gusta bastante... Oh, sí, era verle golpear al Senescal de Gondor y dar botes en el asiento ;P

Por mi parte, espero con ganas la segunda parte, aunque he de admitir que, para lo que queda (si no me falla la memoria en cuanto al libro... que podría ser), no sé cómo van a poder hacer dos películas. Pero, bueno, Peter Jackson no me ha fallado hasta ahora con la saga, así que, hasta que me pruebe lo contrario, confiaré en él.

Ah, y se me ha olvidado comentar lo sumamente fantabuloso que es que Martin Freeman haya coincidido con Benedict Cumberbatch en la saga, aunque éste haga de Nigromante, salga dos segundos y sólo le preste la voz, xD.

8/10

PD: Visto el especial navideño de Doctor Who, sólo puedo decir: ¡cómo mola! Tenía tanto miedo como ganas por conocer a la nueva companion (los Pond dejaron el listón muy alto y temía que ocurriera como con Martha en la etapa anterior) y Clara Oswin Oswald me ha encantado y la historia que hay detrás de ella pinta muy, muy bien. ¡Qué ganas de que vuelva la temporada, madre!

miércoles, 26 de diciembre de 2012

Películas fantabulosas navideñas

Todos los años suelo hacer una entrada navideña y este no iba a ser menos, sobre todo cuando hace un par de días se me encendió la bombilla. Y es que con las vacaciones, siempre aprovechamos para ver películas que nos encantan, así que os traigo diez películas fantabulosas y navideñas que casi me sabré de memoria ;P

10. Jumanji

Vale, técnicamente Jumanji no está ambientada en Navidad, peeeero tiene una escena navideña muy chula y la película es una pasada. De hecho, pese a lo mal que lo pasan los cuatro protagonistas, cuando era pequeña siempre que la veía, deseaba poder jugar. Ahora ya de mayor pienso en las lianas venenosas, animales salvajes y la posibilidad de estar atrapada en la selva sin papel higiénico y... Como que no me mola tanto, xD.

Jumanji cuenta la historia de Alan y Sarah que, en 1969, juegan a un juego de mesa en el que las calamidades que ocurren en él, se reflejan en la vida real. Tras que, en su turno, Alan sea absorbido por el juego, Sarah acaba convertida en la loca del pueblo y la partida no continúa hasta veintiséis años después cuando un par de huérfanos encuentran el tablero en su desván. Aventuras, acción, humor... Vamos, una película muy guay.


9. Solo en casa

Creo que la saga de películas dirigidas por Chris Columbus y protagonizada por Macaulay Culkin es muy mítica y creo que por todos conocida. Kevin McCallister es olvidado por su familia en plenas Navidades y se queda solo en su casa, que es asaltada por dos ladrones, a los que Kevin hace frente con trampas varias. Hostias por doquier, comedia física y, por tanto, yo me despiporro viva, así de básica soy.

En la segunda parte, Kevin se equivoca de avión y en vez de ir a Miami con su familia, acaba él solito en Nueva York. Y yo recuerdo lo sumamente guay que era la juguetería a la que iba, bueno, la ciudad entera y, dios, lo que daría yo por acabar ahí, macho. Bueno, como es de imaginar, Kevin da para el pelo a sus amigos ladrones de nuevo y, no, los servicios sociales no se llevan a Kevin ni nada ;P


 8. La joya de la familia

Comedia romántica ambientada en Navidad, lo que quiere decir que casi la escribieron para mí ;P En ella, Sarah Jessica Parker se va a casar con Dermot Mulroney, así que éste la lleva a pasar las Navidades con su familia, que odia a la primera (en especial la pequeña, que es Rachel McAdams, a la cual amo, idolatro y esas cosas) y, por eso, le pide a su hermana Claire Danes que la ayude, pero las cosas se lían muy, mucho y en más de un sentido.

Además de varias historias de amor muy monas, la dinámica de la familia está muy bien y hay escenas en las que te ríes mucho. Personalmente, me gusta muy mucho el reparto.


7. Los teleñecos en Cuento de Navidad/ Una Navidad con Mickey

Personalmente, detesto a Dickens. En serio, no me gusta su trabajo y encima tuve que leer un montón de sus novelas. Sin embargo, no hay más tópico navideño que su cuento de Navidad el cual se ha versionado hasta la saciedad. Aunque la última versión, la que corría a cargo de Jim Carrey, visualmente era una pasada, yo me quedo con otras anteriores: la de los Teleñecos y la de Disney.

La historia es bastante conocida, Ebenezer Scrooge (Michael Caine, El tío Gilito) es un viejo avaro que trata fatal a todo el mundo: desde su fiel empleado Cratchit (La rana Gustavo, Mickey) hasta su propio sobrino (Donald) y, por eso, acaba recibiendo primero la visita de su antiguo socio, Marley (los viejos del palco -... ¿tienen nombre?-, Goofy), y después de tres fantasmas: el de las navidades pasadas, el de las navidades presentes y el de las navidades futuras.

La verdad es que ambas versiones molan mucho. Por un lado, es muy guay ver al personaje conocido haciendo del dickensiano (que el tío Gilito sea Scrooge es una genialidad en toda regla) y, por otro, son buenas adaptaciones y cada una es distinta. Además, cualquier cinta donde salga Gonzo o el tío Gilito se merece mi respeto automático. Eso sí, hay un detalle de la versión de los teleñecos que me fascina e inquieta a partes iguales: las frutas y verduras cantan mientras la venden, sirven y demás. OMG.


6. Sólo amigos

Sólo amigos es otra comedia romántica que los entendidos en cine tildarán de horror y demás, pero es que yo me meo viva con ella. No lo puedo evitar, siempre me descojono. Cuenta la historia de Chris (Ryan Reynolds), que lleva toda la vida enamorado de su mejor amiga Jamie Palomino (no me digáis que el apellido no es cojonudo... Ah, sí, la interpreta Amy Smart), aunque sólo es su mejor amigo gordito.

Total, que cuando se gradúan, Chris se va a declarar, pero acaba humillado y huyendo del pueblo. Veinte años después, Chris es un fucker que no quiere ni pisar su pueblo, así que en Navidad, por motivos de trabajo, tiene que llevar a París a una estrella del pop taradísima (Anna Faris), aunque acaba en su pueblo, donde se reencuentra con Jamie.

Vale, en primer lugar, Anna Faris es la polla y su escena de cuelgue con la boca llena de pasta de dientes es tan graciosa que me estoy riendo ahora mismo. Ryan Reynolds también se defiende en la comedia, tiene gags graciosísimos y su familia en la ficción está tan tarada que dan unos momentos brutales.


5. El diario de Bridget Jones

¿Qué decir de esta peli? La adoro, es fantabulosa, perfecta, me encanta. Pues eso, que es genial. Bridget (Renée Zellweger) tiene treinta años, fuma como un carretero y está rellenita, por lo que, tras unas Navidades horribles, decide llevar a cabo los típicos propósitos de año nuevo: perderá peso, dejará de fumar y beber tanto... Y al final acaba en un triángulo amoroso con Hugh Grant y Colin Firth. Ahí es nada.

Romántica, divertida, con uno de los mejores galanes ever (bueno, Colin Firth debe tener un máster en eso y en apellidarse Darcy en una película ;P) y la mejor pelea por el amor de una mujer (bueno, quizás la superaría la de la segunda parte a ritmo de I belive in a thing call love), xD. Y, a todo esto, la pobre Bridget es un desastre, pero la adoras y te partes con ella. Y su padre es monérrimo perdido

La segunda parte no está tan guay, pero, eh, se puede ver y repiten los tres, así que mola. Bueno, es que a mí cualquier cosa donde salga Hugh Grant o Colin Firth ya me convence, xD.


4. Mientras dormías

Lucy (Sandra Bullock) trabaja en el metro vendiendo billetes y, como no tiene familia, pasa las Navidades sola. Sin embargo, todos los días ve pasar a Peter (Peter Gallagher), el cual nunca se fija en ella, aunque Lucy está hasta las trancas. Un día, Peter cae a la vía y Lucy le salva de ser arrollado, aunque queda en estado comatoso. Por una serie de malentendidos, la familia de Peter cree que Lucy es su prometida, así que acaba pasando la Navidad con ellos... y conociendo a su hermano Jack (Bill Pullman) del cual se enamora de verdad.

Típica peli que ves mil veces y las mil te parece preciosa. Es la que tengo más olvidada (no la tengo en dvd), pero recuerdo que Sandra Bullock y Bill Pullman molaban mucho juntos. Además, el pensar que Sandy Cohen y el prota de Casper son hermanos me motiva muy, mucho ;P Por cierto, en Friends le hicieron un homenaje Phoebe y Monica, lo que mola un montón.


3. Eduardo Manostijeras

Seguramente todos esperabais que pusiera Pesadilla antes de Navidad aquí, pero yo tengo mis traumas infantiles con esa peli, así que va a ser que no. Sin embargo, sí que hay representación de Tim Burton y es Eduardo Manostijeras, una de las películas más bonitas EVER.

Con una estética muy de cuento, muy romántica, la película nos cuenta la historia de Eduardo, que fue creado por un anciano doctor a partir de un robot. Sin embargo, el doctor murió antes de poder darle manos, así que, en su lugar, tiene un par de tijeras. Eduardo es un ser muy bueno e inocente y acaba siendo adoptado por la familia Bogs, que enseguida lo aceptan. La familia tiene una hija, Kim, de la que se enamora y ella de él, aunque ésta tiene un novio capullo que no les pondrá las cosas fáciles.

La escena de Eduardo tallando la escultura de hielo con Kim bailando entre "la nieve" es mítica, una preciosidad que describe muy bien cómo es el resto de la película. Con un Johnny Depp que se sale, como siempre, aunque en un papel muy distinto a lo habitual en él (suele ser más canalla o histriónico que inocentón) y una historia con reminiscencias de La bella y la bestia, aunque con un final más triste, es una auténtica preciosidad de película.


2. Gremlins

Mi regalo de Navidad perfecto sería un Mogwai. Si encontráis uno, avisadme, porque llevo desde que era pequeñita loca por ellos. Por suerte, siempre me quedará mi peluche de Gizmo y la súper mega película Gremlins, la cual es fantabulosa, maravillosa y demás.

A Billy su padre le regala por Navidad un Mogwai al que llaman Gizmo, el cual debe ser cuidado siguiendo tres reglas: no se debe exponer a la luz del sol, no se puede mojar y no se le puede dar de comer más allá de la medianoche. No obstante, el pobre Gizmo acaba mojándose por accidente, así que le salen varios Mogwais de la espalda, que son unos chungos del quince y acaban engañando a Billy para que les dé de comer después de medianoche. Entonces, se transformar en Gremlins y empiezan a sembrar el pánico por la ciudad.

Personalmente, adoro ambas películas, aunque la primera me gusta mucho más. No sé ni con que me quedaría porque tiene escenas muy, muy geniales, como la caterva de Gremlins en el cine viendo Blancanieves y cantando la canción de los enanitos, el trauma del vecino o las putadas varias que van haciendo. Muy, muy fantabulosa y con una de las criaturas más monas ever. Jo, en serio, quiero un Gizmo para mí.


1. Love actually

Vale, sí, soy una persona de lo más predecible, pero es que Love actually es La Película navideña o sin el "navideña" porque es la típica que veo cuando estoy griposa y sin ganas de nada y siempre me anima. De hecho, me la sé de memoria, pero estas Navidades ya la he vuelto a ver y aún tengo pendiente otro visionado, esta vez con mi hermana, que es lo que dicta la tradición.

Básicamente lo que cuenta Love actually son varias historias de amor ambientadas en la época navideña y las hay de todo tipo, no sólo románticas. Por ejemplo, está la de la vieja gloria del rock venida a menos con su representante, la de padrastro e hijo o la del matrimonio que no pasa por su mejor momento. La escena de Emma Thompson dándose cuenta de la infidelidad de su marido Alan Rickman (flipad, Snape y Trelawney están casados) es perfecta y te rompe el corazón. Aunque, bueno, de Love actually casi destacaría toda la película porque el baile de Hugh Grant es awesome, la declaración de Andrew Lincoln es sencillamente La declaración, la escena del aeropuerto con Sam o sus conversaciones con su padrastro, Liam Neeson, o las paranoias de este... También el número musical con el primer beso de Hugh Grant y Martine McCutcheon o la proposición de Colin Firth o la boda de Keira Knightley o el fascinante y aterrador hecho de que Martin Freeman (más conocido como John Watson en Sherlock) trabaje como doble porno, xD.

Vale, vale, ya paro, la cuestión es que esa película no tiene desperdicio, es una pasada y aunque los americanos han intentado versionarlas, no han logrado igualarla ni de coña. No he visto la de Noche de fin de año, pero la de Historias de San Valentín es tirando a meh, aunque se salva alguna parte (Bradley Cooper, Eric Dane, Julia Roberts, Jennifer Garner y Aston Kutcher) y tiene otras que son lo peor (la de los Taylor es para prenderle fuego, arg).

domingo, 23 de diciembre de 2012

Maromo de la semana 121

Aunque estamos a vísperas de Nochebuena (yupi), sigue siendo domingo y, por tanto, toca decir adiós a Tom Hiddleston y saludar al nuevo Maromo de la semana. Como hace un par de días vi el mid-season finale de Hart of dixie, que además era episodio navideño, y me pareció fantabuloso, no le he dado muchas vueltas y me he quedado con el macho alfa de Hart of dixie, es decir, el maromaco empotrable de...

Wilson Bethel


Stephen Wilson Bethel nació el 24 de febrero de 1984 (ostras, le echaba más años... que mala soy calculando edades, leches), hijo de Stephen Bethel, que también es artista, y de Joyce Maynard, columnista en varios periódicos y novelista. De hecho, como curiosidad, señalar que Wilson ha llegado a ser el narrador de los audio-libros basados en algunas novelas de su madre. Su madre, además, tuvo durante mucho tiempo una columna muy popular en la que hablaba de su vida diaria, su marido y sus hijos, así que la familia Bethel era bastante conocida por aquella época. Wilson, además, tiene ocho hermanos y hermanas. Ahí es nada.

Wilson empezó su carrera en 2004 con un papel episódico en la maravillosa serie The O.C., la cual yo idolatro, me encanta y demás. De hecho, me emociona pensar que coincidió con Rachel Bilson antes de Hart of dixie, sep, sep. Le siguieron otros dos papeles episódicos más: uno en JAG: Alerta roja y otro en Navy.


Después pasaron varios años sin que a Wilson le saliera nada, hasta que llegó el año 2008 y su carrera tomó un gran impulso: tuvo un papel importante en la película Tunnel rats, ambientada en la guerra de Vietnam; también protagonizó la mini-serie de la HBO Generation Kill junto a actores como Alexander Skargård, Jon Huertas o Kellan Lutz. Luego, tras un personaje episódico en Caso abierto, Wilson fue contratado en The young and the restless en el papel de Ryder Callahan. Esa serie ya es una vieja conocida en esta sección, porque prácticamente todo el mundo ha salido en ella. Por cierto, el personaje de Wilson ha sido de los pocos que sólo ha interpretado un actor.

En The young and the restless estuvo durante todo un año, aunque regresó durante la temporada del 2011 para un único episodio. Durante ese mismo año, participó en la tv-movie The perfect student y en la película Stealing summers. Por cierto, ésta última fue estrenada en la Semana internacional de Cine de Valladolid... Y, sí, me ha hecho mucha gracia verlo traducido al inglés, además me ha resultado curioso el dato.


Bueno,a  lo que iba, el 2011 también fue el año en el que Wilson fue elegido miembro del reparto de una serie de la CW y, sí, esa es Hart of dixie. Yo adoro Hart of dixie. La adoraba al principio y ahora que han pulido muchas cosas, ya ni os cuento. Wilson es Wade Kinsella, el vecino de Zoe, que se tira a todo bicho viviente, es un desastre con patas y parece el chico malo de Bluebell. Bueno, es Bluebell, ya sabéis, eso de "chico malo" es muuy relativo. Pero, bueno, la cuestión es que Wade mola, mola un montón y su química con Zoe es brutal. De hecho, tengo la teoría de que los guionistas tuvieron que olvidarse de George (que en un principio parecía el gran amor de Zoe) y centrarse en el Zoe/Wade porque Wilson y Rachel Bilson se comen la pantalla juntos, vamos.


De momento, Wilson sigue en Hart of dixie y espero que sea por mucho tiempo. Además tiene varios proyectos pendientes de estrenarse: la película Not today, una comedia titulada Pasadena y la tv-movie Stupid Hype.

PD: Bueno, mi intención es actualizar el blog esta semana con dos/tres entradas que ya tengo pensadas, pero por si no lo hago antes: ¡Feliz Navidad, que Papa Noel os traiga muchos regalitos, que veáis Love actually (eso es bien) y que no os empachéis! ;P

viernes, 21 de diciembre de 2012

El barco 3x09 - La energía que mueve el mundo

Una semana más hemos tenido nueva ración de El barco. En esta ocasión un episodio bastante completito que, por lo menos a mí, se me pasó volando. Vamos, que me ha gustado mucho y nos ha dejado grandes momentos, además nos han contado el pasado de Max y a mí eso me ha gustado muy, mucho ^^ Pues, nada, como siempre, voy por tramas.

Empiezo con la trama protagonizada por los dos polizones del Estrella (¿y cuántos van ya? Cuatro por lo menos) porque ha sido la más breve. Todo ha empezado cuando Salodriel se ha encontrado a Cho en la bodega y a intentarlo mandarlo a la cama, pero Cho no le ha hecho ni caso, porque ha descubierto ruidos raros y quiere saber qué es. Al final, cuando están dispuestos a ejercer de Chuck Norris, los dos encuentran a Ventura acunando a su nieto. Me ha encantado el hombre tan tranquilo y sonriente diciendo "se ha dormido", me resulta tan entrañable n_n

Cómo no adorar a este hombre, en serio, si es más majo :3

Al día siguiente, tras que El Capi le diga a Ventura que les prepararán un camarote (me supongo que el de Julia, pero cualquier cosa con esta gente), éste les explica que hizo todo porque, antes de morir, desea poner a salvo a su nieto en tierra firme. También les cuenta que es diabético y que le queda medicación para cuarenta y dos días, lo que le queda de vida. Todo eso es escuchado por Ratón y, claro, el pobre se china un poco. Por cierto, digo yo, ¿si se lo dicen a Max o Gamboa, tendrán medicación para él? Quiero decir, al Tito le curaron el cáncer, podría ser, ¿no?

Más tarde, Salodriel y Ventura encuentran a Ratón junto a Valeria. El niño le echa en cara lo sucedido, pero su abuelo intenta quitar hierro al asunto haciéndole creer que está bien... Hasta que Ratón saca la insulina y amenaza con romperla. ¡Coño! Que tenemos un... ¿Yayocidio? Por suerte, cuando parecía que Ratón iba a cepillarse a su abuelo, Valeria le ha parado y le ha pedido a los mayores que la dejen hablar a solas con Ratón. Al final, cuando salen de la bodega, Ratón está muy, muy suave y hace las paces con su abuelo, por lo que Salodriel le pregunta a Valeria qué le ha dicho. Ésta explica que ella no pudo darle besos a su madre porque no está, pero que Ventura sí. Hala, qué psicología tiene la enana, ¡olé ella!

Por otro lado, como consecuencia del asesinato de EmoSol hemos tenido una segunda trama. Y es que, mientras la buscaban desesperadamente, Ramiro ha encontrado el colgante de Sol tirado y se ha imaginado lo que ha pasado. ¿Y qué hacía Rodolfo mientras tanto? Nada en especial, curarse el ojo (tsk, le han quitado el parche pirata, me parece fatal, con lo guay y chungo que estaba con él).

Me llamo Andrea y no apruebo esta imagen.
#PorUnMundoConParches

Más tarde, el Capi tras arropar a Valeria se ha metido en la cama y Julia le cuenta que echa de menos el ruido de la ciudad, pero El Capi está romanticón y le dice que no echa de menos nada, porque la tiene a ella. Ohhh, Capi, qué bonico eres ^^ Pero entonces escuchan música a todo trapo, así que va a ver qué es.

Entonces descubre que Estela y Rodolfo están bailando merengue... Pero... Pero... A ver. En primer lugar, Sol está desaparecida, probablemente muerta; vale que no seas íntima, pero tampoco creo que sea respetuoso estar de juerga mientras la buscan, sobre todo si sabes que está muerta porque, oh, tú la has matado. En segundo lugar, qué poco civismo que a esas horas de la noche, con una niña en el barco, gente que trabaja y otra buscando a Sol se pongan a molestar. En serio, ¿pero qué narices? Grr.

Bueno, El Capi les echa en cara lo de Sol, lo que parece aplacar a Estela, aunque no a Rodolfo. El Capi les dice que no hagan ruido y parece que está solucionado, pero en cuanto ha vuelto a su camarote, vuelve a escuchar la música. En serio, ¿se puede ser más gilipollas y maleducados que estos dos? ¡Qué alguien les eche al perro! Bueno, que no hay, pues al Tito en su defecto.

De hecho, el Tito ya está ahí echo una furia y apoya a su marido, mientras éste insiste en que pare... pero es que encima Rodolfo se cachondea. A ver, Capi, eso tiene fácil solución: los dos por la borda y hala. Jo, hacía mucho que no decía eso. Como Rodolfo no deja de reírse del Capi, el Tito está a punto de zurrarle, pero el primero le para. Oh, qué bonito es el amor matrimonial, seriously ^^

Tito: Suéltame que le reviento, que nadie se mete con mi churri, ¡hombre ya!

Al día siguiente, Ramiro está mosca y no deja de mirar a Rodolfo, cuando aparece Palomares para preguntarle por qué no busca a EmoSol. Él mismo se da cuenta de que sabe algo más y también de que tiene que ver con Rodolfo. De hecho cree que le está encubriendo, algo que Ramiro niega, aunque al final le acaba confirmando que cree que Rodolfo mató a Sol, incluso le enseña el colgante. PaloSherlock cree que hay que avisar al Capi, pero RamiWatson señala que no tienen pruebas. Pro eso, PaloSherlock decide hacer frente a Rodolfo e incluso coge un cuchillo.... Pero, pater, ¿qué arranque cani es este? Anonadada me tienes, ¿eh? ¡Que eres un hombre de paz, leches!

Por su parte, el Capi cree que deben organizar un campeonato deportivo o algo para animar a los chicos, pero El Tito es más partidario de que deben poner a Rodolfo en su sitio. El Capi pasa del tema, pero El Tito es El Tito y ya tiene una idea. Echémonos a temblar porque menudas ideas tiene este hombre. Lo que se le ocurre es, ni más ni menos, organizar un campeonato de boxeo y matar dos pájaros de un tiro: los chavales se entretienen y El Capi le zurra a Rodolfo, aprovechando que en la universidad se dedicó al boxeo. Pero, a ver, Julián, que Rodolfo es un tío muy chungo, ¿eh? Citando a Mariano de Los hombres de Paco: yo a este plan le veo lagunillas.

A todo esto, PaloSherlock se presenta en el camarote de Rodolfo y le acusa de matar a EmoSol y Rodolfo, sin inmutarse, le relata lo sucedido con una frialdad increíble. Pero es que ni se inmuta, ¿eh? OMG, este ni se siente culpable ni nada, qué fuerte. Bueno, cuando acaba le pregunta al páter que qué va a hacer y éste aprieta el cuchillo, rabioso, pero lo deja caer al suelo. En esas, aparece El Tito para recordarle que debe ir a la sala de máquinas para hacer varias cosas... Sí, no sé exactamente el qué, por lo que lo dejó en "cosas", xD.

En la serie tienen suerte de que a Palomares lo interprete Bernabé Fernández y pueda con lo que sea, porque no pueden escribir un personaje más bipolar ni a propósito. O sea, no quiere aprender a luchar para defender a los suyos, pero ahora se pone en este plan... ¿Really? Eso, por no recordar su comportamiento bipolar con Vilma y que la actitud con Max tampoco iban con lo que es. ¡Escribid mejor, contra, guionistas!

Después, Ramiro está en el pasillo y Rodolfo surge de la nada y lo empotra contra la pared para recordarle que tiene una deuda con él. Le hace creer que le va a hacer algo en el ojo, pero clava el cuchillo junto a la cabeza de Ramiro... Y este pobre se habrá hecho caquita, algo perfectamente comprensible. Ay, Ramiro, que mala vida te da Rodolfo, macho. Éste, por cierto, le dice que le devuelva el cuchillo al curita y que le quite los fantasmas que le ha metido en la cabeza, porque si lo tiene que hacer él, le cortará la cabeza. Joe, Rodolfo, qué extra-chungo estás hoy, majo, seriously.

Yo siempre califico a los maromos de "empotrables" y Gamboa no deja de empotrar a Ramiro en lugares solitarios...
Vamos, que no sé si hay una conexión, pero yo me descojono sola, xD.

Al parecer, El Tito no se ha percatado de ello porque, empeñado en que se apunte en el torneo de boxeo, hasta le hace la gallina. Ay, Tito, que me vas a matar al Capi por cabezón... Incluso a ti mismo. El Tito, además, le dice que, quizás, cuando sea padre tendrá un par de huevos como Ricardo, por lo que Rodolfo recuerda a sus nenes y, todavía más tétrico, decide apuntarse y hasta le hace la gallina. Admitamos que el Tito ganaría un campeonato de dardos porque menuda puntería tiene el tío.

Mientras tanto, PaloSherlock está en la sala de máquinas encerrado porque no funciona el manillar. Lo está arreglando, cuando empieza a salir un gas por las tuberías, un gas, claro está, tóxico, por lo que si no lo sacan, se nos muere el cura. Joe, en serio, o los guionistas disfrutan intentando matar a Palomares o es que la parca está chocha por él. Por suerte, el matrimonio acude raudo en su ayuda y, trabajando en equipo, logran tirar la puerta abajo y salvarlo, lo que es bien. Sin embargo, en el proceso, el Capi se nos fastidia el hombro, lo que es... pues bien también, que, si no, Rodolfo se lo carga.

Al final, llega El club de la lucha made in Estrella Polar y, pese a la chulería del Tito y sus estrategias, Rodolfo le tumba de un solo golpe. Parece que nadie más le va a retar, pero entonces aparece PaloSherlock dispuesto a ello. Rodolfo dice que él no pega ni a mujeres, no hombres con gafas ni a curitas, así que PaloSherlock se quita las gafas y el alzacuellos... ¡¿Y por qué no la camisa?! ¡¿Por qué?!

Ay, esperad, que en la siguiente escena ya no la lleva. Chachi. El matrimonio le da consejos, sobre todo El Tito, que sabe lo que es llevarse una leche de la gamba-ninja, pero PaloSherlock sabe lo que se hace. De hecho, como bien ha señalado el Tito, que ha sido muy grande: da hostias como panes. Me muero, xDD. Al final, PaloSherlock gana el combate, dejando KO a Rodolfo, aunque no lo remata, simplemente le absuelve. ¡Y la gente se vuelve loca y le vitorea! ¡Weeee! ¡Palomares, Palomares! Ay, perdón, que me he emocionado.

Yo sé que muchos me vais a agradecer esta captura. Ay, omá, qué tiarraco *0*

Ahora voy con Piti, que está buscando como los demás a Sol, aunque más afectado, claro, porque es el que más relación tenía con ella. El problema viene cuando el Capitán sabe que no la van a encontrar y así se lo dice a Piti, que se nos derrumba T0T Ainss, pobre Piti, me rompe la patata verlo así. Para más INRI, Rodolfo les dice que alguien ha cogido una balsa y se ha ido, por lo que estaría flotando sin rumbo. El Capi no le encuentra sentido y Piti no se lo cree, así que el primero dice que mantendrá grupos de vigilancia, pero a Piti no le parece suficiente.

Yo antes tenía una patata, después comencé a ver series.

Por eso, decide lanzarse en una balsa a seguirla, pero, por suerte, Vilma y Lerdieta están ahí para impedirlo. Piti le dice a Vilma que no le pida que no lo haga porque por ella hasta iría a nado (ohhh, qué bonico) y les explica que las corrientes son constantes, así que acabará en el mismo lugar que Sol... Piti, no quieras acabar ahí. Ainhoa le dice que si lo hace así, acabará con hipotermia y, en caso de que la encuentre, no podrán volver. Vilma, además, le dice que si quiere hacerlo, pero que lo haga bien y que, si se espera al día siguiente, ella le ayudará.

Lo que hacen Ainhoa y Vilma es colocar una cámara en la balsa para que, al menos, puedan vigilarle y ver si le pasa algo. Vilma también le ha preparado la maleta y, mientras le pone al día, le tiembla la voz y le pregunta si está seguro. Piti abraza primero a una (¡yupi!) y luego a ambas (me encanta Ainhoa en este plan). Además, Vilma le da un besito a Piti, ¡uhh, cómo mola! ¡Yo quiero más de esos! Pero, justo cuando Piti va a partir, Ainhoa descubre que la balsa perdida se aproxima.


Me encanta como Piti mira a Vilma, mientras ella le explica todo. Ainss.

Y ya esto ni os cuento.
Si, además, Vilma sólo sonríe tanto con Piti, eso es amor :3

Descubren que es la balsa que se llevó Sol y que no usó nada, por lo que Ainhoa cree que es imposible que EmoSol esté viva, algo que Vilma comparte, aunque no Piti. Vilma parece muy decidida a hacer cualquier cosa para que Piti no se suicide, pero éste decide quedarse viendo el monitor, ya que han tirado la cámara al mar y sigue la corriente.

De hecho, está tan obcecado que ni siquiera va a ver a SU Palomares (Vilma lo dice así y yo me muero) boxear, incluso le explica a la chica que ha creído verla tres veces. Piti cree que se está volviendo loco, pero Vilma le explica que no, que es más bien como una pesadilla y que debe despertar y asumir la realidad. Cuando Piti dice que qué pasaría si quiere seguir soñando, Vilma le explica que todas las mañanas se imagina cómo sería su vida si el mundo siguiera flotando y que entonces tiene ganas de llorar, pero que de repente entra él, le toca el culo a Palomares y entonces se parte de risa. Yo quiero ver eso, por cierto. También le dice que sueñe, pero que no se olvide que le necesitan despierto y le da otro besito. Ainss, qué bonicos son, jo, que vuelva YA, por faaaa.

Me ha encantado esta escena, me ha parecido súper mona, incluso romántica, pese a que Piti ni ha mirado a Vilma.
Por cierto, le ha faltado decir a Vilma que lo necesita despierto y en su cama, xD.

Al final, el pobre Piti está sufriendo un montón, pero decide dejar de vigilar lo que hace la cámara y se va, aunque la deja encendida... Y, entonces, nosotros vemos que la cámara ha llegado a tierra, ¡a tierra! ¡Wala, qué chachi!

Para acabar, he dejado la parte de Max Lenguadeplata, ya que ha sido una de mis favoritas. La cuestión es que Burbuja pilla a Max Lenguadeplata destripando a Bobby, el osito de Valeria, así que le echa la bronca. Como no se cree la mentira de Max Lenguadeplata (que Valeria se lo había permitido... claro, porque las niñas permiten que destripes a sus peluches, ay, Max), éste le mira extrañado, preguntándole si no se acuerda de él, ya que se conocían de antes del hotel. Max Lenguadeplata le explica que antes eran amigos...

Y nos vamos al pasado. Roberto está impartiendo una clase y Max Lenguadeplata está en ella con un osito de peluche en la mano, haciéndole gracias a una chica, su novia. Roberto, claro está, les pilla, así que le hace salir a la tarima y leer lo que ha escrito en la dedicatorio que acompaña al peluche y que es para su novia, con la que va a hacer dos años. Vamos, que es muy mona. Con la excusa, Roberto les explica que la energía que mueve el mundo es el amor. Jo, Roberto parece Hugh Grant en Love actually, lo que me mola.

Max leyendo la dedicatoria, más mono él.

La clase termina y Roberto quiere hablar a solas con Natalia, la novia de Max Lenguadeplata, a quien felicita por su tesis y a quien le ofrece una beca de la leche para estudiar el acelerador de partículas en Ginebra.

De vuelta al presente, Burbuja descubre que Ratón tiene un osito igual que de Valeria y que, de hecho, también se llama Bobby. Burbuja se queda a solas con los dos osos, mirándolos, porque le parece raro, cuando aparece Max Lenguadeplata. Burbuja le explica que, al menos, hay tres Bobbys porque el niño del barco ruso, lo dibujó. Según Burbuja, que haya uno es normal, dos casualidad y tres es un patrón. Max Lenguadeplata le pregunta si, cuando fue al barco ruso, vio el peluche y Burbuja le dice que no. Entonces, Max Lenguadeplata se queda mirando a los muñecos y vuelve a recordar.

En clase, se reúne con su novia y le pregunta qué quería Roberto. Cuando ella le dice que nada, él le dice que sabe lo de la beca y que tienen que celebrarlo, pero Natalia le dice que no la ha aceptado porque son cinco años sin vida, sin él. Max Lenguadeplata le dice que es una pena porque era perfecta para ella y que, además, se va a sentir muy solo en Ginebra sin ella, por lo que Natalia está más feliz que una perdiz y va a aceptar la beca. El problema viene cuando Roberto pone las notas y Max Lenguadeplata resulta que ha suspendido.

Por cierto, me niego a creer que es una casualidad el hecho de que, debajo de Max haya una chica llamada Ainhoa.
Eso es el destino, sep, sep.

En el presente, Max Lenguadeplata va a un camarote con Burbuja con los dos peluches y le pregunta que si a Valeria's Bobby le operaron la espalda, porque tiene una cicatriz. Burbuja le dice que Julia y él sólo le cosieron el brazo, por lo que Burbuja se pregunta por qué rajarlo y Max Lenguadeplata le responde que para ver lo que lleva dentro. Por cierto, recordemos que fue La chunguita quien apuñaló a Bobby I. Bueno, en ese momento Burbuja se da cuenta de que Ratón's Bobby pesa más, así que Max Lenguadeplata saca la navaja y abre al peluche, por lo que encuentran un tubo metálico... o supositorio gigante según Burbuja.

Éste no quiere abrir el supositorio porque es de Ratón, pero Max Lenguadeplata le dice que si no tiene curiosidad por ver qué hay dentro y, al final, lo abren. Dentro encuentran el mapa de una isla, la isla a la que se dirigen. Max Lenguadeplata así se lo confirma y, cuando Burbuja le pregunta por qué lo sabe, Max Lenguadeplata le explica que él se lo enseñó, que él tuvo la idea de los osos Bobby y vuelve a recordar...

Max va a clase para decirle a Roberto que ha convencido a Natalia de irse y que, por tanto, le debe un favor. Entonces le explica que necesita ir a Ginebra porque le ha dicho a su novia que tiene otra beca. Roberto, muy socrático él, le hace ver que esa beca es muy especial y que, mientras que Natalia es extraordinaria, él tiene una media de cuatro, así que no le puede conceder la beca porque no está capacitado. Max Lenguadeplata le pregunta si tiene novia, algo que es así, por lo que le pide que se ponga en su lugar: que quiere a Natalia y no quiere frenarla, así que hará cualquier cosa por ir a Ginebra.

Esta es la cara que se me queda a mí ante las matemáticas. True story.

En esas, Roberto descubre un micro en su escritorio al estar enredándolo y le coge a Max Lenguadeplata la botella de agua que lleva. Roberto le da la bienvenida al Proyecto Alejandría y mete el micro en el agua, por lo que Philippe y cía ya no escuchan nada. Entonces, le dice que las cosas se van a poner muy feas en Ginebra y que necesita amigos y que si, aún así, quiere ir. Max Lenguadeplata acepta y, al mismo tiempo, vemos como Philippe dice que el profesor (quicir, Roberto) se les está yendo de las manos y como observan una foto de Roberto junto a Marimar II.

Capturilla de Roberto porque él lo vale.

Y yo ahora mismo estoy que me muero de intriga. ¿Por qué aceptar a Max en el proyecto con el micro encendido? ¿Cuál es la posición de Max exactamente? Yo me inclino a creer que es un agente doble. Es decir, que se está haciendo pasar por alguien leal e importante en el Proyecto Alejandría, pero que está siguiendo las órdenes de Roberto. Peeero, también me pregunto qué sucedió con Natalia, porque eso podría ser un factor importante a la hora de descubrir las motivaciones de Max. ¿Y si la tienen secuestrada y a Max no le queda más remedio que hacer ciertas cosas? ¿Y si murió por el proyecto y ahora Max se quiere vengar? Algo así tuvo que pasar, dada la conversación con Ainhoa sobre estar lejos del ser querido. Mmm, ¿conclusión? Estoy hecha un lío y exijo más información ;P

Eso ha sido todo por hoy. Además, ha sido el último episodio del año, lo que quiere decir que tendremos parón y espero que no sea como el último, por favor. Además, el próximo episodio pinta genial con la llegada a tierra, que promete ser movidita, pese a la alegría inicial. También hay acercamiento Ainhoa-Max (lo que me motiva muy, mucho), Piti y Vilma al menos coinciden en trama (lo que siempre es bien) y flashbacks de Gamboa, que pueden dar mucho juego. Vamos, que estoy deseando verlo ^0^

martes, 18 de diciembre de 2012

La soledad de Klaus

Pese a que tuvo un arranque bastante flojo, en el sentido que no me llamaba demasiado la atención, llevo ya varias semanas postergando el hablar de The vampire diaries. ¿Por qué? Porque sabía que en el siguiente episodio iba a suceder algo e iba a lamentar no hablar de ello... Y una parte de mí esperaba que cualquier día dieran el campanazo y cumplieran mis expectativas en cuanto a mi ship se refiere. Peeeero ya hemos llegado al parón navideño, eso último no ha pasado... de momento y The vampire diaries me ha dado mucho material del que hablar, así que toca revisar lo que ha sucedido hasta ahora.

Empezaré con la parte que no me ha gustado, así me desahogo, hago terapia blogera y ya me quedo tranquilita para comentar las cosas maravillosas que nos sigue dando la serie.

¿Y qué es lo que me tiene hasta las narices? Elena, su trama y sus dramas. Anda, ¿lo habíais adivinado? Jo, en serio, no sé por qué lo habéis hecho ;P La cuestión es que, tras el final de la temporada anterior, hasta tenía curiosidad por cómo iban a enfocar la transformación de Elena en vampiro. Mal hecho por mi parte. Si apenas podía soportar a Elena, ya como vampiro ha sido un personaje todavía más petardo e inaguantable. Sí, increíblemente eso era posible.

Sí, Elena, hija no me mires así, eres una petarda del quince, ¿qué le vamos a hacer?

Para más INRI, personalmente no he podido evitar las comparaciones y, de nuevo, Elena acaba perdiendo mucho frente a Caroline. Resulta curioso porque Caroline, en su día, no sabía nada del tema, la pilló por sorpresa y, aún así, tuvo una evolución fantástica. Elena, por su parte, pese a saber todos los secretos, tener un novio vampiro y demás no ha dejado de crear dramas a su paso y darle vueltas una y otra vez a lo mismo. Sí, se había dicho en más de una ocasión que no quería convertirse (de ahí que, particularmente, me resultara un tanto absurda su obsesión con tener novios vampiros), pero los continuos dramas de Elena han sido demasiado pesados e intensos.

Eso sí, debo decir que el giro que le dieron a su conversión me dejó boquiabierta. Elena ligada a Damon. Toma ya. En ese momento, me alegré de no ser fan de la pareja porque, sinceramente, qué cosa más triste que tuvieran tema sólo porque ella está condenada a cumplir la voluntad de él. Hay que reconocer que los guionistas tienen tantos arrestos como mala leche.

Y ahí es donde radica otro de los problemas que estoy teniendo con esta temporada. Damon. ¡¿Pero qué cojones están haciendo con Damon?! Si ya me daba la sensación que desde la tercera se desinflaba como personaje, en esta cuarta ya me parece que está alcanzando unas cotas de patetismo que resultan vomitivas. Al parecer, Damon no tiene amor propio ni orgullo ni nada. Lleva toda la temporada recogiendo las migajas del amor de Elena, alguien que siempre, absolutamente siempre, ha elegido a su hermano frente a él. Coño, el Damon de la primera temporada se clavaría una estaca a sí mismo si se viera ahora.

Damon haciendo lo único útil que ha hecho en esta temporada: dejarse ver porque Sexyhalder sigue siendo guapísimo :3

De hecho, es que le han limitado tanto a ser el perrito faldero de Elena (y, de rebote, a lidiar con su hermano, lo que siempre es más interesante) que no sirve para nada más. Sí, ha amenazado a Shane en varias ocasiones, no se fía de él, pero en realidad no ha hecho nada por evitar una posible amenaza, algo que sí habría hecho antes.

Hablando del profesor, señalar que me gusta (y mucho) que dé la sensación que saben a dónde van. No sé, la tercera temporada se quedó un poco a medio gas en ese sentido, era como si no tuvieran un claro objetivo o, al menos, a mí me dio esa sensación. En este caso, por un lado, los tenemos buscando la cura al vampirismo, mientras una amenaza en apariencia bastante chunga (la carta del reverendo Young a su hija así lo decía) y que, al parecer, tiene que ver con Shane, que está conduciendo a Bonnie por el mal camino con una magia súper mega chunga.

Con estos dos frentes abiertos, la cosa promete. La trama de Shane me llama la atención realmente, ¿qué planea el profesor? Pero, sobre todo, hay grandes, grandísimas ventajas: a Bonnie la tenemos medio desaparecida, aprendiendo magia chunga sin saberlo, lo que es bien porque Bonnie también es bastante petarda; están haciendo que Jeremy sirva para algo y que la dinámica del grupo se complique, mientras le suelta verdades muy dolorosas a Elena.

Ostras lo que gana mini-Gilbert en camiseta de tirantes.
De aquí a Magic Mike siendo un leñador buenorro hay un paso, ¿eh? xD.

En el último episodio, de hecho, señala que al gente muere alrededor de Elena y debido a ella, cosa que es verdad. No sé por qué extraña razón, de verdad que yo no lo comprendo en absoluto, pero, al parecer, toda la peña de The vampire diaries está dispuesta a sacrificar a quien sea menester por Elena. Ya no hablo de las víctimas colaterales, sino de hechos como, por poner un ejemplo, matar a un híbrido inocente sólo para poder encontrar la cura y que la señorita vuelva a ser humana y estar bien. Really? A ver, me parece bien que, dada la conversión dramática de Elena, intenten ayudarla, pero es que me parece exagerado que todos accedan a matar a gente inocente sólo por ella. Contra, ni que fuera la reina de Saba, leches, es que hasta Stefan y Caroline apoyan la moción, vamos.

De ahí, que no me haya extrañado la cada vez más patente independencia de Tyler. A ver, el muchacho me sigue pareciendo sosainas y muy pesado con el tema (no quiero que se haga daño a Klaus, ¿vale?), pero es comprensible que pase de los demás. Al fin y al cabo, a excepción de Caroline, los demás estaban perfectamente de acuerdo con que Tyler muriera sólo por deshacerse de Klaus. Menudos amigos. De hecho, era como para recordárselo a Stefan cuando le ha pedido que postergue sus planes sólo para que Klaus le ayude a curar a Elena. Con un par, majo.

Es que, en serio, ¿por qué llegar a esos límites sólo por ella? Es que hasta están interesados en convertir a Jeremy en un súper cazador con lavado de cerebro incluido sólo para curarla. Pero si Elena es una petarda, cansina y sosa, ¿qué le veis, gente de Mystic Falls? De hecho, el único que tiene sentido que la líe tan parda es Klaus, que necesita su sangre de humana para crear híbridos, pero los demás... Si casi sería mejor que la zarandearan un poco para que espabilara.

Bueno, por cierto, regresando a Tyler, que el pobre ha demostrado ser más corto que las mangas de un chaleco o un tonto del culo, como adecuadamente le ha calificado Caroline. Tyler ha intentado liberar a los híbrido de Klaus, lo que, aunque arriesgado, es comprensible, mientras tenía a Hayley (que desde que abandonó H20 va a más chunga a cada papel que hace) merodeando a su alrededor y alentándole.

Phoebe Tonkin vuelve a pasearse por estos lares, aunque ahora es todavía más perraca... Y no porque sea una mujer-lobo.

El problema es cuando se meten en camisas de once varas, es decir, a intentar patearle el culo a Klaus. Pero, a ver, alma cándida, que es Klaus, que es más listo, más fuerte y más de todo que tú. Aunque, claro, con Hayley comiéndole la cabeza, haciéndole creer que era el alfa, el cerebro de todo, pues como que tampoco se ha parado a pensar en que el plan era un poco suicidio. Al final, en un giro bastante alucinante de los acontecimientos, el plan de Hayley y Shane era que Klaus matara a los doce híbridos, algo que ha hecho en un periquete, claro está. ¿Y ahora estos para qué quieren que Klaus mate a peña, eh? ¿Qué narices están planeando?

Klaus, además, está deseando vengarse de Tyler que, por el momento, se ha salvado, no así la señora Lockwood a la cual ha ahogado. Y la enemistad entre estos dos va creciendo más y más y ya parece que va a ser una guerra abierta porque, encima, Tyler se ha pispado de que saltan chispas entre Caroline y él y, claro, como no le hizo demasiada gracia.

Curiosamente, este triángulo amoroso se ha convertido en lo más interesante de la serie y parece que vamos viendo un cambio de tornas... Al menos hasta ahora porque, dado el final, ya no sé qué pensar. Además, mis ganas de que Caroline se líe con Klaus son tantas que no soy nada objetiva con lo que puede pasar.

Ay, las miraditas *0*
¡Exijo que se líen y sean felices para siempre jamás, ea!

Y es que, no sé si es una mera paranoia mía (algo que no descarto), pero a lo largo de la temporada he visto que, mientras que la relación de Caroline con Tyler se enrarece por momentos, con Klaus ocurre todo lo contrario. Es cierto que Caroline está en una posición delicada, entre Tyler y sus amigos y que el primero no dudaba en presionarla, prácticamente esgrimiendo el tópico de "o conmigo o contra mí". Sin embargo, en cuanto la rubia se junta con Klaus, la escena fluye sola y a ella se la ve mucho más sonriente, tranquila y feliz, sólo hay que ver esa maravillosa escena que tienen en el banco durante la ceremonia de Miss Mystic Falls.

Si en algo se está ahondando desde hace tiempo es en la soledad perpetua en la que vive Klaus, ni siquiera logra sentirse menos solo con su familia. Con Elijah y Kohl desaparecidos (lo del primero es un drama en toda regla, por cierto, ¡quiero ver a Elijah más, contra!), sólo le quedaba Rebekah con la que tiene mucho en común. Rebekah también se siente desesperadamente sola (hay que sentirse así para fijarse en alguien tan gris como Matt) y siempre ha sido ella la que apoyaba a Klaus, pero éste no ha sabido o no ha querido aceptarla y de ahí que, como ya es costumbre, le haya clavado una daga para dejarla fuera de combate durante unos episodios. Esperemos que April Young haga algo útil y la despierte, porque Rebekah a mí me mola bastante.

A lo que iba. Klaus se siente muy solo, algo que parece tener en común con Stefan, a juzgar por la conversación mantenida en el último episodio emitido. Creo que, a su retorcida manera, Klaus quiere a Stefan como amigo, mantenerlo a su lado. Por suerte, sus maneras con Caroline son muy distintas, pues ni presiona a la chica, ni toma represalias cuando ella le entretiene (algo que ha ocurrido en más de una ocasión) y se ha mostrado caballeroso y abierto con ella hasta el punto de relatarle episodios como el del copo de nieve. Por cierto, Caroline entendió el cuadro de Klaus, que trataba sobre la soledad y eso me llena de felicidad porque veo todavía más conexión y, de verdad, creo que Klaus está enamoradísimo.

Amo a Jospeh Morgan, en serio :3

En el último episodio, precisamente Caroline y Stefan (que son los más vinculados a Klaus) comentaban que se sentían mal por el futuro que le deparaba a Klaus y que se estaban mostrando muy duros con él. De hecho, los dos parecen entender que Klaus está muy, muy solo y que, en realidad, él no tiene a nadie, algo que influye a la hora de que se comporte de determinada manera.

Y resulta irónico que, justo cuando están dando un paso a la aceptación de Klaus, éste llevado por la ira y la venganza, mate a la alcaldesa Lockwood, algo que podría hacer que tanto Caroline como Stefan decidan echarse atrás. La verdad es que no tengo ni idea de por dónde irán los tiros: si volverán a creerle el enemigo número uno (lo más probable seguramente) o si seguirá el acercamiento. Al fin y al cabo, Stefan no tiene nada que ver con la alcaldesa y Klaus ha sido una pieza más en el jueguecito que se está trayendo Shane.

Además, tengo la débil esperanza de que Tyler decida vengarse de Klaus, se ponga todavía más pesado con el tema y acabe provocando que Caroline se harte. Al fin y al cabo, Caroline lleva ya diez episodios entre la espada y la pared y el único que no le ha pedido lealtad ha sido Klaus. Sí, vale, es algo casi imposible, pero yo no renuncio a mis ships así como así ;P

domingo, 16 de diciembre de 2012

Maromo de la semana 120

Pues nada, otro domingo más llega y, con él, el turno de cambiar al Maromo de la semana. La semana pasada no pude poner uno nuevo porque no me dio tiempo, así que hoy traigo uno doblemente especial. ¿Por qué doblemente? Por un lado, porque es uno de mis actores favoritos y, por otro, porque lo ha elegido mi buena amiga Leyre, ya que es mañana es su cumple y va en su honor. ¿Y a quién ha escogido Leyre para que nos acompañe durante esta semana pre-vacacional? Pues ni más ni menos que al sexy...

Tom Hiddleston


Tom nació en Westminster, Londres el 9 de febrero de 1981 hijo de una actriz de teatro, Diana Patricia, y un científico especializado en química física que, además, es el director de una empresa farmaceútica, James Hiddleston. Además, tiene dos hermanas: una que trabaja como periodista y otra que es actriz, Emma Hiddleston. Como curiosidad, señalar que uno de sus tatara... abuelos (no sé cuántos "ra" exactamente) fue Sir Edmund Hoyle Vestey, que además de ser barón, también importaba comida o algo así. Vamos, que Tom tiene una familia interesante.

A los trece años, cuando Tom acudía a Eton College, sus padres se divorciaron y según él mismo encontró la experiencia tan angustiante que comenzó a actuar para escapar de ella. Eso, si su perfil en Wikipedia no me engaña, claro. Después, ya más mayor, estudió en Cambridge donde se graduó con honores en Ciencias clásicas, algo que, por lo que he investigado, es muy, muy difícil. Además, en el 2005 se graduó en la Royal Academy of Dramatic Art. Vamos, que Tom es todo listo, ¿eh?


Estando estudiando en Cambridge, participó en una representación de Un tranvía llamado Deseo y le gustó tanto a una agencia que lo ficharon. De ahí que en el 2001, debutara en la tv-movie The life and adventures of Nicholas Nickleby (adaptación de la novela de Charles Dickens) y continuara con varias más: La solución final, Armadillo, Amenaza de tormenta, A waste of shame: The mystery of Shakespeare and his sonnets y una episodio de una serie-documental titulada Victoria Cross Heroes.

Así llegamos al 2006, ya graduado en la Royal Academy of Dramatic Art, cuando participó en la película Unrelated, junto a su hermana, por cierto. Ese mismo año hizo un episodio de la serie Casualty (que lleva en antena desde 1986, ahí queda eso) y fue uno de los protagonistas de la serie Suburban Shootout que duró dos temporadas. Luego, participó en la tv-movie Jane Austen recuerda y también en dos series: Wallander (protagonizada por Kenneth Branagh como el inspector de policía que da titulo a la serie y en la que Tom estuvo durante sus dos primeras temporadas) y en dos episodios de la mini-serie Cranford.

En el 2010 protagonizó la película Archipelago (juro que no lo he escrito mal) y en el 2011 obtuvo uno de sus papeles más conocidos, el de Loki en Thor, la película basada en los cómics de la editorial Marvel. Loki es el dios nórdico del engaño, hermano de Thor y villano de la película. Fue ahí donde conocí a Tom y me encantó. De hecho, agradezco enormemente que no le pusieran el traje de los cómics porque está muy guapo como lo sacan en la película ;)


Ese mismo año, participó en la película de Woody Allen Midnight in Paris, donde interpretaba ni más ni menos que a F. Scott Fiztgerald. A mí personalmente me pareció un coñazo de película, pero bueno, al menos vi a Tom. Me conformo con poco, sep, xD. Le siguió The deep blue sea, no, no la película de los tiburones, sino un drama de época que protagoniza junto a la genial Rachel Weisz... Y, sí, al leer el título en el IMDB, había pensado en la de los tiburones, xD. Después, participó en War horse (Caballo de batalla) y, eh, no tenía ni idea de que salía Tom, ni Benedict Cumberbatch... Mmm, quizás le dé una oportunidad.

Ya en el 2012, repitió su papel de Loki siendo el villano de Los vengadores, esa película tan sumamente fantabulosa y tan guay. Por cierto, señalar que ya no es sólo que todos los personajes tengan buena química, sino que los actores en entrevistas son awesome y me estoy acordando de una de Tom junto a Robert Downey Jr. que es genialosa total *0* Buscad en youtube, veréis qué awesome.


Después, protagonizó una miniserie de la BBC, The hollow crown, donde interpretó a Enrique V (de Inglaterra, se entiende, vamos, Henry V) y también dobló a un personaje episódico de Robot chicken, una serie de animación a cargo de Seth Green, que nunca he visto, pero él habla de la serie en tuiter, así que como si lo hiciera, xD.

Para acabar, señalar que el 2013 se presenta realmente interesante para Tom, ya que tiene pendiente de estreno cuatro películas... por ahora: Only lovers left alive (de vampiros junto a la Alicia petarda de Tim Burton, es decir, Mia Wasikowska -gracias copy-paste- y John Hurt), London project, Thor: The dark world (ohh, Loki again, qué guay, podría repetir en Los vengadores 2 ya puestos) y Black wings has my angel junto a Elijah Wood (no es que me mole más allá de ser Frodo o de The faculty) y Anna Paquin (bleh... desde que conozco a Sookie Stackhouse, a la muchacha le tengo tirria sólo por intepretarla).